LA COMPRA DE CUADROS COMO INVERSIÓN

LA COMPRA DE CUADROS COMO INVERSIÓN

Espero que algunos de mis lectores hayan tenido la suerte de que les regalaran una obra de arte en estas navidades. El objeto de este artículo es sugerir que se goce esa obra colocándola en algún lugar prominente de la casa, pues no vale la pena guardarla con la esperanza de que se valorice. Si lo que se quiere es hacer una inversión, es más rentable comprar papeles del Estado. O por lo menos eso es lo que sugiere la historia. Los profesores Frey y Pommerehne se dieron el trabajo de seguirle la pista a los precios de cientos de cuadros de artistas mundialmente famosos.

20 de enero 1991 , 12:00 a. m.

La mayoría de los datos proviene de las ventas en la casa de remate de Christie s y en remates en París y Alemania. El estudio da que la inversión en cuadros, calculada con base en 2.396 transacciones entre 1635 y 1987, tuvo una tasa de retorno real de 1.5 por ciento por año.

Claro está que la variación es grande, pues algunos cuadros se desvalorizaron y otros se valorizaron a 26 por ciento por año.

La compra del retrato del Rey Felipe Cuarto de Velásquez fue una buena inversión, pero no brillante. El precio pagado en 1645 equivalía a US$ 600 en precios constantes de 1910, y el cuadro se vendió por US$ 400.000 en 1910. La tasa de retorno implícita llega a solo 2.7 por ciento por año. El encuentrode Moisés, el más famoso cuadro de Sir Lawrence Alma-Ta dena, se compró en1904 por 5.250 libras esterlinas, pero en 1960 no se pudo vender en Christie s por 282 libras.

La inversión en cuadros, con muchas variaciones, produjo entonces en promedio un rendimiento de 1.5 por ciento, después de corregir por inflación, entre 1650 y 1985.

La rentabilidad equivalente de bonos del gobierno inglés en el mismo período fue de 3 por ciento en términos reales, o sea el doble.

La mejor inversión en la muestra fue El hombre de negro de Frans Halls, cuadro que se vendió en Christie s en 5 libras esterlinas en 1885, y se compró por 9.000 libras esterlinas en Scthebi s en 1913.

La rentabilidad de esta inversión fue de 26.3 por ciento al año en términos reales. Las inversiones en cuadros de Paul Cezanne, Paul Gauguin, Vincent van Gogh, Edouard Manet, Henri Matisse, Claude Monet y Pierre Auguste Renoir también han resultado ser muy rentables.

El beneficio de invertir en arte, sin embargo, no es solo monetario. Me imagino que el beneficio de desayunarse en compañía de un Klee compensa con creces la posible baja rentabilidad de la inversión.

Sin embargo, para el que quiere invertir en grabados, probablemente será mejor negocio hacerlo en uno firmado por Francisco Ortega que en uno firmado por Omar Rayo o Roda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.