QUÉ PASA EN LA FAMILIA

QUÉ PASA EN LA FAMILIA

Un estudio hecho por la antropóloga y recién fallecida, Virginia Gutiérrez de Pineda, muestra conceptos significativos en la familia colombiana y aun cuando no hace especificaciones regionales, conviene que miremos que tanto de lo allí señalado sucede en nuestro entorno, dado que, pese a los cambios, la familia continúa siendo el núcleo más importante para nuestra organización social.

31 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Familia y estado civil -. El estado civil dominante de la familia colombiana es el matrimonio, seguido a gran distancia por la relación consensual. Por cada 100 hombres en pareja hay 98 mujeres, lo que significa que dentro de los confesados matrimonios existen unos que en verdad no lo son. En las áreas rurales es más frecuente la unión libre que en la urbana. En ambos casos, sobresale el énfasis con que el marido o compañero destaca que no existe diferencia de opinión con su mujer respecto al número de hijos, pero ella responde en forma opuesta, causa del no diálogo y el tabú social que existe frente al sexo.

Convivencia matrimonial -. El hombre blanco muestra una tendencia racial más fuerte. La mayoría de sus parejas las consigue entre los mestizos, luego en su mismo grupo étnico y en tercer lugar en el grupo indio. No se mezcla con mujeres negras pero sí con mulatas. La mujer blanca sigue la misma tendencia que el hombre blanco. Mientras tanto, los hombres negros han encontrado como parejas a mujeres de su misma raza, y el restante se reparte entre indios y zambos o mulatos y mestizos. Casi ninguno llega al matrimonio con una mujer blanca. La mujer negra acentúa esta tendencia y ninguna presenta un compañero blanco. A su turno, el hombre indio halla su contraparte en el mismo tronco racial y reparte luego sus uniones con el mestizo y una pequeña proporción con el grupo de color. Alcanza a encontrar mujer blanca en una mínima proporción. Su contraparte femenina sigue la misma tendencia.

Control natal -. El concepto de seguridad y religión señala las tendencias de la pareja en la planificación de anticonceptivos. Ogino lleva la delantera en eficacia, lo cual se debe a la campaña religiosa; le siguen la píldora y el condón. La vasectomía se asocia con castración.

Diálogo e intimidad -. El diálogo de los cónyuges sobre sexualidad supone un grado de educación. Hay dos tendencias básicas. En el área urbana se comunican más entre ellos que en la rural, aunque en ambas áreas la mujer accede menos al diálogo que el hombre. Por eso se espera que sea el hombre quien instruya a su esposa y no a la inversa.

Infidelidad de cónyuges -. Luego de una explicación de los hechos se perdona para continuar adelante la relación sin retaliaciones. Disculpas culturales explican la conducta del varón y colaboran con ella. Se cree que el hombre es más frágil porque su biología es más imperiosa, se le exige asumir el papel de conquistador por lo cual es manifiesta la permisividad cultural, laxitud que se expresa aún en el aspecto legal. La mujer no puede juzgarle, sino que en su relación conyugal ha de asumir comprensión con el sexo fuerte y pasar por alto sus debilidades. Si es la mujer quien ha sido infiel es vejada socialmente y el hombre es víctima. Los grupos de matrimonios nuevos son menos partidarios de este comportamiento.

Educación sexual -. La familia tradicional colombiana no se ha acostumbrado a transmitir a la descendencia conceptos sobre sexualidad humana. Se presupone que el hombre soltero puede estar versado al respecto, dada la permisividad sexual, pero esta presunción no puede aplicarse a la mujer, porque un conocimiento sexual deteriora su imagen de mujer honesta. La madre asume con más apertura esta función con la hija, pero no con el hijo. En cambio, la transmisión del conocimiento por parte del padre es más difícil, trátese del hijo o de la hija.

Amistades de cónyuges -. En adultos casados, la frecuencia de una amistad con el otro sexo, en especial para la mujer, no es aconsejable por las suspicacias. Hombres y mujeres casados se mueven dentro de los círculos de sus consortes y sólo se franquean las barreras en la interrelación del compadrazgo, del parentesco de afinidad y consanguinidad y en el trabajo profesional de la generación más joven. jorsanvar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.