ES MATAR LA ESPECIE

ES MATAR LA ESPECIE

Comer los huevos de la iguana es contribuir a la desaparición de esta especie , aseguró Ebett Kleebauer, director del Departamento Administrativo del Medio Ambiente de Cartagena (Damarena).

04 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La Policía decomisó el pasado miércoles 10.000 huevos de iguana que iban a ser conducidos a los mercados ilícitos de Cartagena y Barranquilla. Fue detenido Horacio Romero Orozco, de 32 años, residente en Gambote.

Los huevos estaban en estado de descomposición. Ante esto el funcionario de Damarena dijo: Es necesario que la comunidad se abstenga de comprar huevos de iguana porque estos, la mayoría de las veces, están descompuestos y pueden ocasionar graves intoxicaciones e incluso, la muerte. Esto se debe a la forma antihigiénica en que son manipulados por los traficantes .

Los huevos fueron traídos ayer a Cartagena desde San Juan Nepomuceno, centro de Bolívar, en la subregión de Los Montes de María, y destruidos por el mal estado en que se encontraban.

El 15 de febrero la Policía dio cuenta del decomiso de 11.000 huevos de iguana en Magangué (sur de Bolívar). Un hombre identificado como Jorge Luis Soto Morales los llevaba camuflados en su equipaje para venderlos en Barranquilla. El operativo se hizo en un bus de transporte interdepartamental.

En las vías de Bolívar y Atlántico los operativos contra el comercio ilícito de huevos de iguana se reforzó.

Las poblaciones del Canal del Dique y los Montes de María, son, quizá, las más ricas en iguanas, animales que para esta época del año salen a buscar lugares para colocar sus huevos.

A la caza de estas especies salen inescrupulosos a abrirles el vientre y sacarles los huevos. Una iguana deshuevada no vuelve a procrear. Sus huevos son muy apetecidos en las calles de Cartagena y Barranquilla.

Damarena y el comandante de la Policía en Bolívar, coronel Carlos Devia, dijeron que con personal conjunto se harán operativos en los puntos de salidas a Barranquilla, Turbaco, Mamonal y los corregimientos de Cartagena.

Se trata de emprender, dijo el Director de Damarena, una guerra sin cuartel contra los comerciantes ilícitos de este material genético.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.