LA RECONQUISTA DEL SUMAPAZ

LA RECONQUISTA DEL SUMAPAZ

Quizá por el tenso tira y afloje que el incidente del aeropirata Arnubio Ramos generó entre el Gobierno y las Farc y por la atención que se ha prestado al desvío de un vuelo comercial de Aires hacia el Caguán, pocos colombianos se han percatado sobre el significado de la avanzada militar en el Sumapaz, quizá el movimiento de tropas más estratégico de los últimos años.

01 de octubre 2000 , 12:00 a.m.

Más de cuatro mil hombres de las Fuerzas Militares capacitados para operaciones de alta montaña, con el apoyo de helicópteros artillados, tanques cascabel y artillería pesada, realizan desde principios de septiembre laOperación Aniquilador IIi .

El objetivo es recuperar 16.000 kilómetros cuadrados de la región del Sumapaz, un bastión tradicional de las Farc, situado a escasas dos horas de Bogotá, y una zona en la que la guerrilla más vieja del país ha ejercido su hegemonía desde que nacieron hace 35 años. (ver recuadro).

Para empezar, a diferencia de otras operaciones en las que el Ejército entró a zonas de dominio guerrillero para retirarse una vez superado el calor de los combates, esta acción puede resultar más trascendental que la toma deCasa Verdei y laOperación Conquistai . Inclusive, en opinión de analistas y políticos, es posible que esta operación haya devuelto cierto equilibrio territorial al Estado tras la decisión de desmilitarizar 42.000 kilómetros cuadrados para la zona de distensión.

A partir de lo que las Farc denominaron laséptima conferenciai , el secretariado había establecido un plan estratégico para consolidar su dominio sobre la cordillera oriental.

El eje de esa estrategia era el páramo de Sumapaz -parque natural nacional y una reserva de agua de Bogotá, Cundinamarca y el Llano- y sus zonas adyacentes.

La región es una punta de lanza hacia Bogotá (la capital colombiana queda atiro de fusili pues allí tienen asiento la localidad 20 del Distrito y Usme), y es la salida a la vía al Llano, ruta abastecedora de alimentos para el interior.

Igualmente, es un corredor que comunica a Cundinamarca, Meta, Huila y Tolima, y a más de diez municipios cercanos a Bogotá, entre ellos, San Juan del Sumapaz, Fusagasugá, Pasca, San Bernardo, Cabrera, Venecia, Nazaret y Gutiérrez.

Lareconquistai Los militares aún hoy siguen sorprendiéndose frente a la importancia estratégica de la región. El pasado sábado 23, cuando el Ejército llegó al Alto del Aguila encontró que las Farc avanzaban en la construcción de una carretera de 100 kilómetros que atraviesa el páramo hacia la zona de distensión, con maquinaria que hurtaban a contratistas.

Esta carretera hacía parte del proyecto vial denominado Marginal de la Selva, cuyo trazado fue desechado por el Gobierno luego de un estudio ambiental que alertó sobre los daños irreparables que tal obra causaría en el sistema de parques naturales de Picachos, Tinigua y La Macarena, dijo un funcionario del Ministerio del Transporte.

La vía iba de Uribe a La Macarena y San Vicente del Caguán, paralela al río Duda, en el cañón del mismo nombre. En su lugar, el Gobierno tiene previsto construir la vía Granada-San Vicente.

La existencia de la vía volvió a confirmar la fuerte presencia de las Farc en la zona y evidenció que la reconquista de la región no es una tarea sencilla.

Las tropas han avanzado con cautela, y mientras los helicópteros artillados realizaban ametrallamientos en los cerros, hombres de las brigadas 13, Móvil Número Uno, Fuerzas Especiales y la Fuerza de Despliegue Rápido avanzaban por alturas de hasta 3.800 metros, niebla y fuertes vientos, y tomaban posiciones en los campamentos que los guerrilleros dejaban abandonados.

Durante 25 días de operaciones, las tropas han retomado territorios en San Juan, Cabrera, el Alto de Las Sopas, La Concepción, el Plan de Sumapaz, las vegas de La Playa y de La Unión, el cerro El Gavilán, Los Mortiños, La Limeta, La Totuma y La Alsacia, donde hallaron más de cinco campamentos, algunos con capacidad para 400 guerrilleros.

En los campamentos se encontraron 20 toneladas de víveres, 14.000 cartuchos, 105 granadas de mortero, 89 cilindros de gas con metralla y dinamita, 2.500 metros de cordón detonante y uniformes. Hasta ahora, según el Ejército, han muerto 20 guerrilleros, entre ellosDumari uno de los jefes de las Farc.

Misión cumplida En la mañana del sábado 23 de septiembre pasado el general Arcesio Barrero, comandante de la Brigada 13- uno de los tres oficiales encargados de ejecutar la operación junto con Carlos Fracica Naranjo, comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido, y el coronel Alvaro Uribe, comandante de las Fuerzas Especiales - pisó las cuchillas La Osera y Chuscas, en el Alto del Aguila, y le comunicó vía radio al general Euclides Sánchez, comandante de la Quinta División y oficial al mando de la estrategia, que el área estaba consolidada después de 18 días de operaciones.

Este parte significaba que después de 35 años las Farc perdían el dominio de esta zona y frustraba su plan estratégico. Así, el grupo guerrillero no sólo perdió el corredor entre Bogotá y la zona de distensión. También perdió un centro para albergar secuestrados, una central de comunicaciones y un lugar para el acopio de víveres, armas y municiones, que proveían a los cinco frentes guerrilleros (51, 52, 55 y las comisiones Che Guevara y Abelardo Romero ).

Para las Fuerzas Militares, la toma de la región del Sumapaz no obedece a una decisión coyuntural, sino, simplemente, a la culminación de una estrategia en la que han invertido casi dos años y que ha pasado pruebas de fuego: LaOperación Independenciai , en Gutiérrez, (donde murieron 36 soldados); las muertes deMiller Perdomoi yFranklini , dos importantes jefe de las Farc; la operación que frustró el bloqueo de la vía al Llano, en enero de este año; y en marzo pasado, laOperación Tormenta del Páramoi , en la que 80 soldados debieron ser hospitalizados de urgencia por hipotermia, al no soportar las temperaturas de hasta siete grados bajo cero que azotan a la región.

La orden que recibió el general Barrero de su superior fue la de no abandonar la zona, y lo mismo se hará en otras operaciones que se preparan en otras regiones de Colombia.

La orden de los altos manos es que ya no se realicen operaciones aisladas y que la estrategia debe responder a un plan para que el Estado retome el dominio de varias zonas a mediano y largo plazo. El Ejército piensa que hay que hacer las operaciones y quedarse , aseguró un alto oficial que pidió la reserva de su nombre.

En opinión de los militares, no se puede repetir la experiencia de laOperación Conquistai , que terminó abruptamente con el ataque a la base de Las Delicias y el secuestro de 60 soldados.

En esa operación, que se desarrolló en Guaviare, Putumayo y Caquetá, las FF.MM. destruyeron más de mil laboratorios para el procesamiento de droga, impidieron la producción de unas 600 toneladas de cocaína y erradicaron más de 30 mil hectáreas de hoja de coca.

Sin embargo, las tropas se retiraron y luego de un tiempo la zona no sólo volvió a la producción de años anteriores, sino que la triplicó. Además, los campesinos, instigados por las Farc, realizaron las famosas marchas cocaleras.

no llega soloi Por qué ahora las Fuerzas Militares están tan seguras de quedarse en el Sumapaz? El general Barrero asegura que, a diferencia de otras operaciones netamente militares, laOperación Aniquilador IIi es un trabajo coordinado con las autoridades civiles, concretamente la Gobernación y la Alcaldía Distrital que emitieron decretos declarando la región como zona de operaciones y ordenando medidas restrictivas.

El Ejército no llega solo. Mientras la Gobernación trasladará a los niños de las escuelas donde haya problemas de enfrentamientos y apoyará la construcción de una base militar permanente y otras obras sociales, los militares tratarán de generar conciencia de que la guerra no es solo del Ejército. Por ahora, el Ejército ganó una batalla, falta ver cómo se consolida el Estado y de eso se trata el respaldo de los gobiernos locales , afirmó un asesor de las Fuerzas Militares, que pidió reserva de su identidad.

El asesor opina que en el Sumapaz no se presentarán problemas con la población, pues los soldados tienen instrucciones de buen trato y los combates se han presentado en lugares descampados, donde no hay núcleos de población .

No obstante, los habitantes y autoridades de los municipios que se ven comprometidos con la creación de la zona de operaciones tienen opiniones a favor y en contra.

El alcalde de Gutiérrez, Leonel García, dice que la población considera la medida positiva. Eso nos refuerza la seguridad y además, creo que por primera vez el Estado nos tiene en cuenta y eso no a afectado el transcurrir diario del municipio .

Por su parte, el alcalde de Une, Angel Criollo, manifestó que le preocupa que la medida no sea indefinida, pues el temor de los habitantes es que el Ejército se vaya y la guerrilla tome represalias contra ellos.

En cambio, para el padre Serafín Borda, párroco de San Bernardo, la medida es negativa, pues ha influido en que la comunidad en lugar de estar tranquila, se haya llenado de temor.

Mientras, el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, quien hace parte del Comité Temático con las Farc y respalda el proceso de paz, dice que una cosa es apoyar sin vacilaciones la solución política y otra muy distinta es dejar que una amenaza se traduzca en la toma de poblaciones, secuestros o asedio a las vías.

Sí no controlamos el Sumapaz, en cualquier momento nos borran una o dos poblaciones como Cabrera, Pandi o Venecia e incluso, nos desestabilizan a Fusagasugá, para no hablar de las descolgadas a la vía al Llano. Eso como Gobernador no lo voy a permitir .

Al tiempo, González considera que la estrategia del Sumapaz no puede ser vista sólo desde la perspectiva de la fuerza. Es necesario -agrega- un plan social que respete sus ideas democráticas y resuelva los desequilibrios de fondo: infraestructura vial como la pavimentación hasta Cabrera próxima a concluir, cobertura total de educación y una reserva campesina que conserve la estructura de propiedad de miles de pequeños productores campesinos y asegure la comercialización de sus productos.

En cuanto a las localidades bogotanas de Usme y Sumapaz, a lo largo de la historia ningún candidato a la Alcaldía de Bogotá ha hecho campaña política en esa zona por considerar que son localidades de alto riesgo.

Sin embargo coinciden en que el abandono por años por parte del Estado, ha convertido a la región en un lugar seguro para la guerrilla. Por eso, proponen una significativa inversión social para recuperar social y económicamente la zona.

Ahora, también, se hace necesario una base militar que podría quedar en el mismo sitio donde el general Gustavo Rojas Pinilla mandó construir en 1953 una pista aérea para combatir a las guerrillas liberales y comunistas.

Para el politólogo Armando Novoa, la aceptación de negociar en medio del conflicto obliga a que se siga dialogando como si no existiera conflicto y a que se siga desarrollando la guerra como si no hubiese negociación, como lo dice también el analista Alfredo Rangel.

Esa es la lógica que impera en ambas partes, entonces eso significa que el Ejército tiene que buscar iniciativa para impedir que las Farc continúen desarrollando su estrategia, que es de cercamiento a los grandes centros urbanos... las Farc ha adoptado como estrategia, lo mismo que el Eln, de cercar las ciudades .

Novoa cree que el paso dado por el Estado con la Operación Aniquilador II traerá un escalonamiento de la confrontación armada en las goteras de Bogotá, pues el Ejército pretende tomar la iniciativa y, por consiguiente, no demorará en llegar la respuesta de las Farc.

El Sumapaz, conflicto histórico.

Los conflictos en El Páramo de Sumapaz, datan desde los años treinta, cuando el dirigente socialista, Erasmo Valencia, emprendió una lucha de los campesinos de la región contra los terratenientes. De esa época hasta la fecha, esa extensa región que comprende a los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Huila y Meta, ha sido objeto de distintos conflictos, en donde las guerrillas liberales, primero y las guerrillas comunistas, después, han combatido por mantener la hegemonía política y militar de esa región.

En el Sumapaz todavía se recuerda a Juan de la Cruz Varela, otro legendario dirigente liberal, convertido posteriormente como militante comunista, y quien se destacó en un elemento fundamental para la creación de las guerrillas. En otras palabras, Varela abrió el espacio para que creara el primer núcleo de las Farc, bajo la dirección de Richard e Isauro Yosa, en los años 55 y 56.

Un operativo militar del general Gustavo Rojas Pinilla, contra las guerrillas de Villarrica (Tolima), produjo un gran desplazamiento hacia distintas zonas del Sumapaz, fundando lo que hoy se conoce como El Guayabero, El Pato y Riochiquito, convirtiéndose esa región en un sitio de apoyo a las guerrillas liberales y a la naciente guerrilla comunista.

En l966 aparecen en esa zona Manuel Marulanda, Ciro Trujillo y Jacobo Arenas., quienes crean el bloque sur y la creación formal de las Farc, y como respuesta a otra gran operación militar ordenada por el entonces presidente Guillermo León Valencia, a partir de las denuncias del dirigente conservador Alvaro Gómez Hurtado, quien denunció persistentemente la creación en esa región de una República Independiente .

A partir de ese momento, los guerrilleros de las Farc siempre han hecho presencia en la región del Sumapaz, y han intentado mantener un control en esta estratégica región de Colombia.

* Con reportería de las secciones Cundinamarca y Bogotá.

El objetivo del Ejército es recuperar 16.000 km. 2 en el Sumapaz, un bastión tradicional de las Farc, situado a escasas dos horas de Bogotá, y una zona en la que la guerrilla más vieja del país ha ejercido su hegemonía desde que nacieron hace 35 años.

cosa es apoyar sin vacilaciones la solución política y otra muy distinta es dejar que una amenaza se traduzca en la toma de poblaciones, secuestros o asedio a las víasi .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.