LA SABANA, A UN PASO DE LA PRIVATIZACIÓN CHÍA, EN LA ERA DEL RECICLAJE

LA SABANA, A UN PASO DE LA PRIVATIZACIÓN CHÍA, EN LA ERA DEL RECICLAJE

Mientras en el Distrito Especial de Bogotá se estudia la posibilidad de liquidar la empresa encargada de recoger la basura, los municipios de la Sabana de Bogotá están en la onda de la privatización: Chía entregará a una cooperativa la recolección, transporte, disposición final y reciclaje de los desechos que produzca. Claro que la idea va más allá. Chía organizó recientemente un foro-taller sobre el manejo integral de las basuras con participación comunitaria, al que asistieron varios alcaldes y representantes de más de 15 municipios de la Sabana.

18 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

De allí salieron propuestas como la adecuación de un relleno sanitario donde irían a parar las basuras de todos los municipios sabaneros.

Así, diez municipios entre los que se encuentran Cota, Tabio, Sopó, Chía y Zipaquirá se unieron para solitarle a la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Bogotá, Ubaté y Suárez (Car) su ayuda para concretar esa propuesta.

El botadero sería el predio conocido como Mondoñedo, que está ubicado en la vía a La Mesa, que tiene una extensión aproximada de mil hectáreas. En ese lugar es donde actualmente se dejan las basuras que producen Mosquera y Chía.

De acuerdo con el alcalde de Chía, Jorge Enrique Sánchez, la idea de reciclar proviene de que casi el cincuenta por ciento del tonelaje mensual de basura recolectada en el municipio es material reutilizable que se pierde en el botadero.

De ahí la creación de la cooperativa y la oportunidad de explicarle el programa a las autoridades de las demás poblaciones, ya que en la forma como está dispuesto representa un gran ahorro , añadió el mandatario.

Por ello, el proyecto de la cooperativa abarca inicialmente un programa educativo con la comunidad a fin de que sea ella misma la que separe en bolsas de diferente color lo desechable y lo reciclable.

Una fase posterior involucraría ya a otras personas que serían los actuales escobitas del municipio quienes contratarían con basuriegos parte del trabajo. El sitio, de acuerdo con Sánchez, sería en principio una bodega suministrada por el gobierno municipal.

Igual sucedería con los camiones para recolectar y transportar ese tipo de desechos: serían los mismos que recogen la basura domiciliaria.

Todo, mientras la cooperativa empieza a recibir ingresos fijos para destinarlos a su propio equipo , dijo Sánchez.

Guardadas las proporciones, ellos realizarían una labor como la que cumplen los consorcios en Bogotá (recolección por contrato) y de paso reciclarían lo que sirve.

Según la jefe de relaciones públicas de la Alcaldía, Marta de Muñoz, estudios anteriores han demostrado la viabilidad del proyecto, que alcanzaría a reportar ganancias por más de doscientos mil pesos diarios y con una inversión casi mínima.

Finalmente, una tercera y última fase estaría a cargo de la Fundación Social que se comprometería a enseñar a los trabajadores de la cooperativa el proceso de reciclaje.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.