BANCA A PRUEBA POR LA DOLARIZACIÓN

BANCA A PRUEBA POR LA DOLARIZACIÓN

Un alto porcentaje de cartera morosa, variadas presiones políticas para impulsar oscuras reformas de última hora a la Ley de Transformación Económica (o dolarización) y un proceso de descongelamiento de dineros sin reglas claras son, entre otros, varios de los escollos que mantienen en la encrucijada la plena recuperación del sistema financiero ecuatoriano.

21 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Con pérdidas cercanas a los 193 millones de dólares en el ejercicio anterior, la protección ante la volatilidad del tipo de cambio le permitió al sistema generar, no obstante, grandes utilidades cambiarias -más de 356 millones de dólares- durante 1999.

De ahí que preocupe a los bancos el nuevo esquema de dolarización de la economía, en tanto el negocio cambiario quedará sin piso.

Pero el asunto no termina ahí: un elevado porcentaje de cartera morosa también le quita el sueño a los banqueros. Según el Banco Central, mientras el porcentaje de cartera vencida en enero de 1999 era del 9,9 por ciento, en enero de este año se situó en 41,3 por ciento.

La crisis económica, a decir de los especialistas, ha derivado en una aguda recesión, que aparece como una clara limitante de la capacidad de pago de los clientes por los créditos otorgados. No menos preocupante resulta, según los observadores financieros, el tratamiento que ha empezado a darse en el Congreso a las reformas urgentes a la Ley de Dolarización, recomendadas y solicitadas por el Fondo Monetario Internacional, FMI, más que nunca vigilante de un saneamiento transparente y despolitizado del sistema bancario ecuatoriano.

Como empeñados en hacer lo que no se debe y nadando contra la corriente de los procesos en que está empeñado el país, los parlamentarios de la Comisión de lo Económico no han ocultado su interés en crear barreras a la estatal Agencia de Garantía de Depósitos, AGD, para que ésta ejerza a plenitud procedimientos coactivos de recuperación de créditos. Bajo el argumento de que son necesarias calificaciones previas a los departamentos de crédito de las entidades bajo control estatal, la iniciativa parece dedicada a beneficiar a grandes deudores del sistema, según se dice, representados en varios de los legisladores que se empeñan en materializar tal iniciativa.

También parece tener dedicatoria otra propuesta parlamentaria relacionada con los niveles de deficiencia del patrimonio técnico de los bancos en líos, pues se pretende que el porcentaje sea del 60 y no del 80 por ciento convenido en principio. Tal valor permitiría a varias instituciones entrar en el proceso de recuperación que financia el FMI.

Laberinto En cuanto al descongelamiento de los depósitos iniciado la semana anterior, éste parece haberse convertido en un laberinto, pues mientras unas entidades optaron por descongelar en su totalidad los fondos de sus clientes, otras sí se acogieron a lo establecido por la Superintendencia de Bancos y emitieron certificados propios para dineros congelados en cifras superiores a los cuatro mil dólares, esto es, 100 millones de sucres.

La confusión se originó en una disposición de la Procuraduría del Estado, que negó a última hora la posibilidad de emisión del bonos del Estado para reprogramar los créditos congelados, bajo el argumento que no está claro con cargo a qué se pretende la emisión . Según ha trascendido, el Estado ecuatoriano quizás nunca podría recuperar más de mil millones de dólares por tal concepto.

En este orden de cosas, varios analistas coinciden en que la situación puede tornarse muy difícil en el mediano plazo para la banca que está en manos privadas, ya que el escenario de una posible estatización para lo que queda de la banca nacional, no estaría lejano. Es algo en lo que por cierto también hay unos cuantos interesados, que buscan así licuar por esa vía deudas de los bancos con clientes del sistema.

Ya se habla por ello de una canibalización del sistema bancario ecuatoriano, en tanto los clientes empiezan a advertir la existencia de uno u otro tipo de entidades. Todo ello acrecentará, sin duda, la inestabilidad e incertidumbre ya reinantes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.