HURRA, NACIÓ URRAO!

HURRA, NACIÓ URRAO!

A orillas del río Penderisco pulula el dulce olor de las granadillas. Su aroma se expande rápidamente, gracias al viento que corre suave y templado por entre las verdes colinas, los innumerables ríos y las altas palmas de cera, características del suroccidente del departamento de Antioquia. Enormes sembradíos de estos frutales han invadido algunos trechos de la cordillera Occidental. Los mismos territorios en los que según la leyenda se estableció Gaspar Urrado, un feudo de la familia de los Katíos, durante la época de la Conquista. El tomó posesión del terreno ubicado entre la Casa de Guatapal y el Puente del Chuscal, o lo que hoy se conoce como el Valle del Penderisco.

17 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Allí, a 170 kilómetros al occidente de Medellín, Gaspar escuchó un día un fuerte grito de hurra!, cuando quienes exploraban el territorio encontraron oro. El alarido se reprodujo entre los peñascos y tropezó contra las montañas, para rebotar convertido en el eco de una profunda o . Desde entonces, el territorio se llamó Urrao, y se convirtió en un próspero pueblo, fundado en 1781 en plena época de luchas comuneras.

Sin embargo, aparte de la magia y el misterio que encierra la leyenda de Urrado y su grito de hurra!, Urrao, significaba para los katíos Río de Colmenas. Y es que precisamente, a orillas de un río que riega los dulces frutales, fue eregido como municipio en 1934 y actualmente es un próspero pueblo en donde se cultiva y se exporta la granadilla, se fabrica el queso dulce, las mentas de Susana, el bizcocho de teja y el tapetusa fiestero.

Sus exuberantes cultivos de granadilla no tienen igual en ninguna otra parte de Colombia. Los expertos dicen que el pueblo tiene óptimas condiciones climáticas, comenzando por un cierto grado de humedad recibido del páramo de Frontino. Por eso, en su fértil tierra retoñan constantemente las 1.200 hectáreas sembradas de estas frutas que viajan por Bogotá, Francia, Alemania y Holanda. Aventura natural Urrao y sus alrededores son ciento por ciento naturaleza. Sus límites con el Departamento del Chocó y los territorios antioqueños aledaños de Abriaquí, Frontino, Vigía del Fuerte, Salgar, Concordia, Betulia, Anzá y Caicedo, rebosan en variedad de fauna y flora, dignas de descubrir.

Allí, al parecer, hay una conspiración entre la geografía, la topografía, la historia y la cultura. Por eso, como si fuera una trampa, todo el que va a Urrao queda encantado y regresa.

Mientras el pueblo invita al descanso, sus naturales alrededores son un desafío a la aventura, a la pesca y al turismo exótico. Y es que el pueblo está enclavado en un valle alto de la Cordillera Occidental, recorrido por el río Penderisco y encerrado por elevadas crestas montañosas como el páramo de Frontino, también llamado Cerro de Sabanas o Páramo del Sol.

En Urrao sus habitantes se han convertido en excelentes guías de turismo. Ellos enseñan, sobre el filo de la cordillera, dónde está ubicado el páramo de San José, el cerro Plateado, el cerro Muñeco, el Zumbáculo, el Mojauro, Ocaidó, el Maravilloso, el cerro de la Horqueta y la Piedragorda. Todas estas elevaciones superan los 3.500 metros de altura y se convierten en fuentes de ríos ricos en pesca de trucha y sabaleta.

A su paso, los ríos Pavón, Penderisco, Orobugo, Encarnación y Urrao forman con sus aguas y meandros recodos placenteros convertidos en paraísos escondidos . La conjugación de aguas cristalinas y cerros azulados imprimen al paisaje un sello espectacular, factores bioclimáticos que hacen próspero el desarrollo agroindustrial de la zona. Máxima maravilla Pero la verdad es que Urrao es mucho más que Urrao. Sobre su zona existe un lugar en donde habitan más de doscientas especies de orquídeas y variedad de aves como el yátaro, el pájaro ardilla y el colibrí de cola azul.

Se trata del Parque Natural de Las Orquídeas que, con más de 32.000 hectáreas entre los municipios de Frontino, Urrao y Abriaquí, se ha convertido desde 1973 en una gran reserva ecológica nacional.

Llegar allí es una inolvidable aventura. Partiendo desde Urrao se recorren durante una hora la carretera hasta La Encarnación, y seis horas a pie o cuatro en bestia, para llegar a la primera cabaña del Inderena con capacidad para seis personas, instalada cerca del río Calle. Desde allí, caminando durante cinco horas o a lomo de mula tres horas y media, se puede visitar la cabaña de Venados con capacidad para ocho personas.

Estar en Las Orquídeas es vivir entre los 1.800 metros de altura y los 4.100 metros sobre el nivel del mar. Las ceibas, el cacao de monte y el roble, se entrelazan en este ecosistema para albergar numerosas especies que hacen de este rincón una verdadera maravilla de la naturaleza.

En el parque es posible conocer una rica variedad de flora compuesta por orquídeas exóticas, anturios negros, cardos, bejucos, musgos y especies no registradas que crecen sobre una topografía quebrada y agreste. Entre las especies de orquídeas que allí habitan se distinguen la cuna de venus, la vara de alcalde, la cucarrona y la calavera.

De los 28 a los 10 grados centígrados, se atraviesan cuatro pisos térmicos de asombrosa fertilidad, compuestos de cenizas volcánicas, materiales metamórficos y sedimentarios.

Atravesado por numerosos ríos surtidores de pozos, como el Sanguijuela, el parque se ha convertido en el hábitat perfecto para los indígenas Emberás, quienes conviven en perfecta armonía con la naturaleza. Este grupo remplazó a los legendarios Katíos, comunidad reconocida por su ingenio, laboriosidad y combatividad, entre quienes se destacó por su heroísmo el cacique Toné. Datos Vitales Como llegar por carretera:hacia el sur,por Caldas,Amaga y Bolombolo.Siete horas de recorrido por una carretera robada al lomo de la cordillera Occidental. O por Santa Fe de Antioquia,por una carretera en buen estado,y se reduce el tiempo de viaje.

Por aire:se puede viajar en avión,vía Aces, desde medellín,los lunes, miércoles y sábados a las 6 de la mañana (30 minutos) Donde dormir Hoteles El Castillo y El Colonial Hospedajes: varios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.