TOTAL RESPALDO DEL CONGRESO A BUSH

TOTAL RESPALDO DEL CONGRESO A BUSH

Al tiempo que el Congreso expresaba su satisfacción por el desarrollo de los acontecimientos, la Casa Blanca instó al presidente iraquí, Saddam Hussein, a deponer sus armas y acatar las demandas de que sus fuerzas se retiren de Kuwait. Nosotros no creemos que Saddam necesite tiempo para reconsiderar las cosas. Si en algún momento quiere cambiar de rumbo, todo lo que tiene que hacer es rendirse y cumplir las resoluciones de la ONU , declaró el portavoz Marlin Fitzwater.

18 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Todo lo que tiene que hacer es deponer las armas y acatar lo que se le pide. Nosotros proseguiremos con esta tarea hasta completarla , dijo Fitzwater.

Asimismo, en un breve mensaje a los aliados de Washington, el presidente George Bush advirtió a Irak que el uso de armas químicas, biológicas o nucleares solo ha de reportarle un significativo aumento del ataque por las fuerzas multinacionales.

Esperamos concluir las hostilidades lo más pronto posible... Irak aún puede evitar mayores destrucciones mediante la inmediata e incondicional retirada de Kuwait , señaló la declaración del Presidente.

Las operaciones de Estados Unidos y la coalición (antiiraquí) son conducidas con absoluto respeto por las convenciones internacionales referidas a las normas para conflictos armados que incluyen tentativas de minimizar el riesgo para los civiles , agregó Bush.

Entre tanto, el Congreso de Estados Unidos, el cual dio al presidente George Bush autoridad para librar una guerra en el Golfo Pérsico, ofreció inmediato apoyo a su decisión de ejercer ese poder expresando su esperanza de una victoria rápida y decisiva.

Creo que ganaremos en cuestión de días o semanas , dijo el demócrata Sam Nunn, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, apoyando su pronóstico en la avasalladora ventaja que tiene Estados Unidos en armamento .

Al igual que otros legisladores que se habían opuesto a otorgar a Bush autoridad inmediata para librar la guerra, Nunn expresó confianza en las fuerzas estadounidenses y dijo que se les darán todos los recursos para cumplir con su labor.

Por su parte, el representante demócrata Les Aspin, presidente del Comité de la Cámara Baja, dijo que se debía tener precaución sobre la esperanza de una victoria rápida.

En general, los legisladores se mostraron de acuerdo en que había llegado el momento de apoyar el uso de la fuerza. Estamos en combate y debe hacerse sonar el clarín con plena certeza , dijo el senador demócrata Joseph Lieberman.

El líder de la mayoría demócrata del Senado, George Mitchell; el líder de la minoría, senador Robert Dole, y el presidente de la Cámara de Representantes, el demócrata Tom Foley, coincidieron en expresar ante el presidente Bush su satisfacción por las escasas pérdidas de vidas humanas registradas hasta ahora en el Golfo .

Thomas S. Foley agregó que creo que todos nosotros estamos profundamente preocupados porque esta guerra sea lo más corta posible y, como el Presidente dijo, sea una de bajas mínimas y decisiva en su resultado. Foley destacó la evidencia de que la operación Tormenta del Desierto constituye todo un éxito, con pérdidas humanas reducidas al mínimo , aunque reconoció que era muy prematuro aún hacer balances definitivos.

El optimismo y complacencia de los congresistas estadounidenses se manifestó después de que presidente Bush declarara, primero a la prensa y luego a los miembros del Congreso, que las cosas andan bien en la guerra del Golfo y que estaba reconfortado por el hecho de que las bajas militares y civiles parecían ser escasas.

Con no menos serenidad y firmeza aseguró la determinación de Estados Unidos de llevar hasta su completo término los planes militares elaborados para liberar a Kuwait de las tropas invasoras iraquíes.

Sin embargo, evitó hacer demostraciones de optimismo exagerado y, por el contrario, dijo que era tiempo de orar para que las pérdidas de vidas humanas sean limitadas a un mínimo absoluto .

Pienso que es justo decir que estamos satisfechos del desarrollo de las operaciones hasta el momento , señaló con aire grave y fatigado antes de agregar: Estamos decididos a terminar lo que hemos comenzado .

Por otra parte, también se dio a conocer que el martes 15 de enero, en la soledad de su despacho en la Casa Blanca, el presidente George Bush firmó el documento que ordenaba la entrada en guerra de Estados Unidos con el presidente iraquí Saddam Hussein, pero dejó en blanco la fecha y hora del comienzo de la lucha.

Cuando Bush despertó el miércoles por la mañana, sus asesores de inteligencia le informaron que no se había producido ningún acontecimiento que pudiera evitar la guerra y que el medio millón de hombres del Ejército iraquí no se había movido. el Presidente tomó la decisión de ir a la guerra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.