COLOMBIA SE INFORMÓ POR LA RADIO

COLOMBIA SE INFORMÓ POR LA RADIO

Con sorpresa, temor y expectativa los colombianos recibieron la noticia sobre el inicio de la guerra en el Golfo Pérsico. Todos expresaban su punto de vista sobre el conflicto bélico. En las tres principales ciudades del suroccidente colombiano (Cali, Popayán y Pasto) la mayoría de la gente esperaba una solución pacífica al conflicto. Algunos expresaron su preocupación por la suerte que correrán los iraquíes después del ataque.

18 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Los menos, opinaron que los aliados hicieron lo correcto pero confían en que la guerra sirva para solucionar los problemas del Medio Oriente.

En el eje cafetero se registraron reacciones similares. En Risaralda, por ejemplo, una reunión sobre el empleo entre el gobernador del departamento, Ernesto Zuluaga; el alcalde de Pereira, César Castillo, empresarios y periodistas se postergó por media hora para ver por la televisión mexicana los detalles de la guerra.

Esto no nos toca pero pone los pelos de punta , dijo el presidente de Fenalco en Risaralda, Fernando Agudelo Velasco.

Los titulares de prensa en Risaralda ayer jueves reflejaron la magnitud del ataque. El Diario del Otún tituló: Irak en llamas ; La Tarde lo hizo con: A Irak le cayó el mundo encima .

Mientras tanto, en Manizales, un vendedor en la esquina de la Avenida Centenario dijo escuetamente: Todavía no hay muertos . La Patria tituló: Estalló la guerra .

En el oriente colombiano, por otra parte, las reacciones fueron más favorables para Estados Unidos y sus aliados.

Eso de la guerra es terrible, pero lo de Hussein, imposible de aceptar. Por ello debe respaldarse al ejército de Estados Unidos y a las fuerzas multinacionales que se encuentran en el Golfo , dijo Alberto Díaz, empleado de una droguería de Bucaramanga.

Otro tanto dijo el industrial Julio González, quien afirmó: El mundo no puede someterse a un régimen como el de Hussein, un hombre que está loco y no sabe lo que hace .

En la capital santandereana los diarios, especialmente EL TIEMPO, fueron arrebatados de las manos de los voceadores, por la gente que quería enterarse de la verdadera situación.

En el noroccidente del país, la preocupación de los antioqueños está en las armas biológicas y radiactivas.

En las calles de Medellín muchos se preguntaban por las consecuencias económicas de la guerra y por los efectos de la radiación en el país.

A más de 20 mil kilómetros de la zona de guerra todos hacían su cábalas. La principal que El León del desierto está preparado y lo peor aún falta .

Quizás en lo único que todos los colombianos concordaron fue en la forma como se enteraron de la noticia.

Todos, sin excepción, supieron del inicio de las hostilidades en el Golfo Pérsico a través de un mismo medio: la radio.

En las calles, establecimientos públicos o en sus residencias, miles de colombianos se aglomeraron en torno de un transistor para escuchar los primeros detalles de la guerra.

Ayer nunca nadie había escuchado tanto radio o visto tanta televisión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.