Secciones
Síguenos en:
FÁCIL CRÉDITO PARA LA VIVIENDA SOCIAL

FÁCIL CRÉDITO PARA LA VIVIENDA SOCIAL

El Ministerio de Desarrollo prepara un decreto para facilitar a las personas de bajos ingresos el acceso a crédito para adquirir vivienda de interés social. Se trata de establecer una relación de reciprocidad entre el interesado en adquirir una solución habitacional, y las Corporaciones de Ahorro y Vivienda (CAV), de tal manera que el primero se comprometa con un programa de ahorro, luego del cual las entidades financieras le prestarían para comprar su casa.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de mayo 1992 , 12:00 a. m.

El objetivo del crédito programado es crear garantías para que las personas que no tienen estabilidad en el ingreso, como aquellas que se dedican a la llamada economía informal, tengan acceso a financiación de las CAV, explicó el viceministro de Desarrollo, Alberto Calderón.

El mecanismo operaría de la siguiente forma: las corporaciones le darían la posibilidad de abrir una cuenta para que ahorre durante determinado período de tiempo, con lo que podrán determinar el cumplimiento del interesado, y establecer una garantía de su capacidad de pago.

El monto del ahorro depende del tipo de casa que esté buscando. Por ejemplo, si está buscando una vivienda de 4.000.000 de pesos, tendría que dar una cuota inicial de 1.200.000 de pesos, de los cuales el plan de subsidios del Gobierno le otorgaría 1.000.000 de pesos.

Para completar los 200.000 pesos que le hacen falta para la cuota inicial, el interesado tendría que ahorrar mensualmente 30.000 pesos, por siete meses.

Al término de éstos, si cumple con el programa de ahorro, la Corporación estaría en la obligación de prestarle el 80 por ciento del valor de la vivienda.

Los términos del préstamo serían los que se pactan actualmente para planes de vivienda de interés social: corrección monetaria más cinco puntos, y un plazo de 15 años. Agilizan trámites El ministro de Desarrollo, Jorge Ospina Sardi, anunció ayer durante el debate a la política de vivienda en la plenaria de la Cámara de Representantes, que también se está trabajando en un decreto para simplificar al máximo los trámites que se siguen para el otorgamiento de los subsidios de vivienda.

Según se conoció, se trata de agilizar la expedición de licencias de construcción, trámite que actualmente se demora alrededor de ocho meses.

Los cambios que se introducirán liberalizan el régimen actual de las solicitudes de licencias de construcción, de tal manera que los controles se realizarán directamente a la obra, y no a los planos.

Con solo la presentación del registro de constructor, los linderos y el área donde se levantará la edificación, los datos de los vecinos del predio y su dirección, y el compromiso de levantar vallas en la obra donde especifique los requisitos de la obra, se le expedirá la licencia de construcción.

Planeación contratará a particulares para que verifiquen el cumplimiento de las normas, y se la faculta para aplicar sanciones cuando estos no se estén cumpliendo, que van desde tumbar la obra, hasta cerrarla.

Los ponentes del debate, los representantes Jesús Rosero Ruano y Luis Eladio Pérez, insistieron en su presentación en los problemas que está originando la tramitología al cumplimiento del plan de subsidios.

Revelaron que el beneficiario de un plan tiene que gastar alrededor de 50 mil pesos para poder reunir todos los requisitos que se le exigen, lo que se presenta de forma más crítica en los grupos que se crean para beneficiarse de los planes asociativos de autoconstrucción.

Ospina reconoció que los trámites entorpecen el programa, pero insistió en que estos no se originan en el Inurbe, sino en los permisos que dan los municipios, y que se esperan agilizar con medidas como la descrita anteriormente.

Frente a una sugerencia de los ponentes, Ospina afirmó que ya está la decisión para crear un Fondo de Asistencia Técnica a los interesados en el plan de vivienda de interés social, y reveló que este organismo contará con un presupuesto por 260 millones de pesos durante 1992.

Ospina señaló que el Gobierno va a cumplir con las metas que se fijó para la entrega de vivienda de interés social, y señaló que el malentendido que surgió frente al cumplimiento de la entrega de 500.000 soluciones de vivienda entre 1991-1994, se debe a que no todas se encuentran dentro del plan de subsidios.

Los ponentes encontraban un faltante de 200.000 subsidios, pero Ospina explicó que esto se debe a que este número de viviendas tiene un rango superior a cuatro salarios mínimos, por lo que no reciben subsidio.

Ospina reveló que a primero de mayo, se habían aprobado 590 programas elegibles con 55.022 soluciones. A esa fecha se habían adjudicado 43.937 subsidios, por un valor de 33.220 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.