POR DECISIÓN DIVIDIDA, MANTUVO SU CORONA MUNDIAL SUPERGALLO MENDOZA PEGÓ EN FRANCÉS

POR DECISIÓN DIVIDIDA, MANTUVO SU CORONA MUNDIAL SUPERGALLO MENDOZA PEGÓ EN FRANCÉS

El boxeador colombiano Luis Chicanero Mendoza retuvo en la noche del jueves pasado, en esta capital, su título mundial de los supergallos, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al vencer por puntos al retador francés Fabrice Benichou, en un combate a doce asaltos. Dos de los jueces dieron ventaja al colombiano (116-113 y 117-113), mientras que el tercero, la estadounidense Carole Polis, favoreció francés 115-114.

19 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

La pelea se inició con el clásico reconocimiento mutuo. El colombiano parecía sumamente cauteloso y tranquilo, midiendo a su rival. Era más alto y de brazos más largos que el púgil local.

Benichou, muy agresivo, se fue enseguida al ataque tratando de entrarle al colombiano, pero este, más alto y de mayor agilidad, no lo dejaba acercarse y lo matenía a distancia.

Benichou terminaría con las cejas hinchadas, pues el colombiano lo estuvo golpeando con facilidad durante toda la pelea. El francés, no obstante, era más decidido y buscaba el cuerpo a cuerpo, pero nada podía contra la rapidez y la elasticidad de Mendoza.

Mendoza brincaba en la punta de los pies con más técnica y más velocidad. En el cuarto asalto las cosas empezaron a animarse. Los dos hombres ya se habían probado y habían perdido el miedo escénico. El francés siempre tratando de definir abanicando el aire con sus directos, que el colombiano esquivaba.

La segunda parte del combate fue más intensa y rápida. Mendoza parecía esperar con paciencia el momento en que podría golpear, mientras que el francés se le venía con todo.

Chicanero apreciaba el juego en las cuerdas dejando que el francés se gastara. Mendoza se protegía con más facilidad y trataba de golpear a Benichou en el cuerpo. El francés era de gran solidez y valentía y tenía mucha voluntad. El público lo aplaudía.

Cuando Mendoza lo quería se trenzaban en un cuerpo a cuerpo violento, en el que llovían los golpes en ambos sentidos. Los hombres se daban duro, decididos a tratar de acabar antes del límite, pero parecían enteros, sanos y sin fatiga aparente. El público comenzó a animar a Benichou, quien no se arredraba ante el colombiano y avanzaba.

El quinto asalto fue el más intenso de la primera parte, pues los hombres estuvieron por lo menos 45 segundos dándose, sin parar, con ambas manos. Mendoza boxeaba con mejor estilo, saliéndose, negociando con las cuerdas, imprimiéndole un ritmo de péndulo a su cuerpo.

Los dos hombres, a fin de cuentas, estaban bastante equilibrados, pues lo que el francés no tenía en estatura ni en alcance lo reemplazaba con su agresividad y su valentía.

El colombiano más ágil, el francés más empecinado que un toro. La pelea se hacía violenta de verdad cuando peleaban a corta distancia. Los púgiles demostraban que no iban a terminar por la vía rápida.

Durante los asaltos séptimo, octavo y noveno los hombres trataron de sacudirse. Por momentos bajaban el ritmo, pero era para reanudar un intercambio más desesperado aún e intenso. El colombiano se dejaba arrinconar, pero seguía golpeando y luego se salía fácilmente.

Los últimos tres rounds confirmaron la superioridad del colombiano quien, no obstante, recibió varios golpes que lo estremecieron en el pecho, en la cara y en el costado izquierdo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.