CAPARRAPÍ: MUERE POLICÍA EN ASALTO DE LAS FARC

CAPARRAPÍ: MUERE POLICÍA EN ASALTO DE LAS FARC

Miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se tomaron la población de Caparrapí (Cundinamarca), asesinaron a un Policía y asaltaron las instalaciones de la Caja Agraria y la Alcaldía. En otras acciones, ocurridas en cuatro departamentos, insurgentes de la misma agrupación hostigaron un comando de Policía, hurtaron 300 kilos de dinamita, intentaron tomarse otra población e instalaron minas en una torre de energía.

18 de enero 1991 , 12:00 a. m.

En la acción realizada en Caparrapí, una columna de insurgentes de las FARC ocupó la cabecera municipal y luego de atacar el puesto de Policía asesinó al agente Eduardo Rodríguez Granados.

En la cruenta acción también resultó herido el agente César Echavarría y otros dos civiles que aún no han sido identificados. Además, la guerrilla se llevó un fusil, cinco proveedores y un revólver.

Durante el ataque, los guerrilleros asaltaron las instalaciones de la Caja Agraria y el Banco Cafetero, que fueron parcialmente destruidas, mientras se robaban diez millones de pesos, según dijo el alcalde Buenaventura León.

Otro grupo de insurgentes se desplazó hasta la Alcaldía. Allí le prendieron fuego a los documentos guardados, y causaban destrozos parciales también en las oficinas de Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Telecom), los juzgados y las oficinas de la Registraduría.

Luego de la acción los subversivos del frente XXII de las FARC subieron a varios vehículos y abandonaron esta población que fuera epicentro de las autodefensas de Gonzalo Rodríguez Gacha, el narcotraficante muerto y donde hacía años que no se presentaba la guerrilla.

Las autoridades informaron que durante otras acciones insurgentes, ocurridas en las últimas 24 horas, miembros de las FARC dispararon dos rockets contra las instalaciones del Comando de Policía Caquetá el miércoles en la noche.

Los impactos causaron leves daños al edificio, pero no se registraron lesionados ni víctimas. El coronel Herrera, comandante de la Policía, dijo que se trató de un hostigamiento contra el cuartel.

Además, la Policía frustró un asalto del Frente XXI de las FARC al cuartel de Gaitania, municipio de Planadas, en el sur del Tolima.

Veinte hombres que gritaban consignas alusivas al movimiento subversivo dispararon en varias ocasiones contra el puesto de Policía, pero los uniformados repelieron el ataque.

La acción ocurrió a las 8:30 de la noche del miércoles. Es la segunda acción guerrillera que se registra en el Tolima en menos de 72 horas.

Por otra parte, continuó ayer el sabotaje de la insurgencia al sistema eléctrico regional costeño, tras la colocación de cuatro artefactos explosivos en la torre número cinco de la línea Santa Marta-Fundación.

Las autoridades informaron que tres de las bombas estallaron, pero no alcanzaron a derribar la torre. El servicio de luz no fue suspendido.

Según el informe entregado por el jefe de la división técnica de la Electrificadora del Magdalena, Alvaro Manjarrés, las pérdidas superan los cinco millones de pesos.

En otra acto subversivo, miembros de las FARC hurtaron 300 kilos de dinamita, valorados en 250 mil pesos, durante una acción ocurrida en una zona rural de Segovia, al nordeste del departamento de Antioquia.

El Comando de la Policía Antioquia informó que cuatro hombres interceptaron el camión KM 5198 y sustrajeron doce cajas de dinamita semigelatinosa en la vía al corregimiento Marmajito. La dinamita pertenecía a la compañía Frontino Gold Mines.

Finalmente, tropas de la XII Brigada desactivaron, en la región del Caraño (Huila), poderosas cargas de dinamita instaladas por las FARC en torres de energía. Ante la violencia Los servicios de inteligencia en el puerto petrolero de Barrancabermeja (Santander) fueron reforzados por orden del Gobierno para frenar las acciones de violencia que allí se registran con intensidad en los últimos días.

Para tal fin fue creada la Unidad Técnica de Investigaciones Preliminares, que ingresará al Magdalena Medio con la finalidad de esclarecer las masacres y los móviles en las muertes de dirigentes sindicales, agrarios y empresarios de la región que son ejecutados por grupos clandestinos.

La gobernadora de Santander, Clara Elsa Villalba de Sandoval, indicó que la nueva unidad contará con todos los recursos necesarios para su labor y anunció que su actividad comenzará al finalizar el mes de enero.

En Barrancabermeja, según las estadísticas de los servicios de seguridad, se registra el más alto número de crímenes en el departamento de Santander.

Las autoridades informaron que el objetivo de la unidad está dirigido a investigar las masacres y asesinato de dirigentes políticos y sindicales realizados por grupos de terroristas y grupos insurgentes en esa región.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.