H E C H O S H I S T O R I C O S EL MUNDO COMIENZA A FORMARSE EN 1493

H E C H O S H I S T O R I C O S EL MUNDO COMIENZA A FORMARSE EN 1493

La fecha es 25 de septiembre de 1493. Ese día parten de Cádiz los primeros españoles que van a establecerse en América y comienza una nueva historia de la humanidad. En 500 años han cambiado las normas tradicionales. Bastó comunicar los dos hemisferios para que se convirtiera el continente americano en un inesperado campo de expansión universal. Desde entonces el proceso social poco a poco tomó una velocidad que fue acelerándose, sobre todo una vez que pudo superarse la vieja forma de las monarquías. En cinco siglos se ha cumplido, por esta causa, en los conceptos y valores tradicionales, un cambio más revolucionario que ninguno del pasado, cuyas repercusiones se han sentido lo mismo en América que en Europa, y en Africa y en Asia. Más que la historia del Nuevo Mundo habría que hacer ahora la Nueva Historia del Mundo. Este es el inmediato sentido que tiene la celebración en 1992 del Viaje de Colón, que abre la comunicación entre los dos hemisferios.

18 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

En cuanto aparece este elemento que todo lo transfigura, se van produciendo alteraciones que aún no están bien registradas. Un desplazamiento de millones de europeos para América, que vienen a crear otra manera de vida, es decir: un Nuevo Mundo, y lo crean, salen o son expulsados de su tierra porque en ella no encuentran destino u oportunidades, o terreno para trabajar o casa en qué vivir o empleo en qué ocuparse o libertad religiosa o política o son perseguidos o carecen de horizontes ideales.

Emigran... Y acaban por crear en América el continente de su liberación. Es la primera vez que Europa les resulta estrecha o insuficiente a sus habitantes y buscan otro espacio y encuentran en dónde recrearse, renacer. En siglos posteriores habrá experimentos parecidos en Africa, Nueva Zelandia, Australia... El primer caso, el grande, fue América y entonces, ahí el renacimiento tuvo su capítulo culminante y fue el Nuevo Mundo. Este es el sentido mágico que estas palabras tuvieron para el emigrante y lo despertaron.

Como caso social, el de nuestros padres, es el que se impone a la reflexión al tener por delante los cinco siglos cuyo balance está a la vista. Cualquier enfoque de la celebración del V Centenario que mire en otra dirección es escapismo a la realidad de esos infelices atrevidos que tuvieron el coraje de aventurarse en las naves que iniciaron la incierta marcha hacia su liberación.

Llegaron aquí en busca de una tierra firme y ellos y sus descendientes han ido creando el Nuevo Mundo. Sus resultados hay que medirlos al cabo de los primeros quinientos años de las más contradictorias experiencias. Pero estamos mejor que en la colonia? Esta invención de la república americana merece ser celebrada? Está bien haber salido del tutelaje? Dejamos en el camino vacíos, dictaduras, doscientos años oscuros de luchas entre la libertad y el miedo, como ocurre en todas partes. El hombre es caviloso, litigante, irresoluto, difícil. Salió sí del barro en que lo modeló el Alfarero, con un soplo mágico. Y al soplo mágico nos agarramos como si fuera un bejuco tendido sobre las penumbras en el abismo.

Para tener un punto de comparación que justifique o no la independencia del emigrante que creó los nuevos estados en América habría que confrontar lo que han sido estos 500 años de América con los correspondientes de Europa. Si hay más barbarie en las dictaduras suramericanas del siglo pasado que en las de Alemania, Italia, Rusia o España, que hemos conocido en nuestros propios días.

En América se estaba ensayando un sistema original con elecciones populares, sin rey, tres poderes, soberanía popular, y cuanto la democracia trae de nuevo para sustituir las monarquías de 20 siglos. No era de esperarse el orden de un mundo experimentado, fabricando novedades, y bien podía Hegel burlarse de los caudillos bárbaros, como lo hizo toda la literatura europea.

Y sinembargo, qué son las guerras civiles de la anarquía latinoamericana, y qué los despotismos criollos ante las guerras de Europa, que se vuelven mundiales y los campos de exterminio donde se asesinaron decenas de millones de judíos?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.