BERNARDO HOYOS REDIMIENDO LUMPEN

BERNARDO HOYOS REDIMIENDO LUMPEN

Hombre de acción, de estudio y de palabra. También de resultados. Hijo de ricos hacendados y cafeteros, cambió la vida muelle que le señalaba el destino para dedicársela a Dios y a los pobres cuando tuvo el primer contacto con los humildes de Medellín, a los 17 años. Hoy comparte las tribulaciones de una de las comunidades más pobres de Latinoamérica, la Zona Negra de Barranquilla. Está sacándola de las inmundicias que vertían las alcantarillas desbordadas por el agua sucia de toda la ciudad. Cree que los lumpen también tienen dignidad.

18 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Bernardo Hoyos Montoya, el último entre 14 hermanos, nació en Belén de Umbría (Risaralda). Ingresó a los salesianos porque están comprometidos con los más pobres. Hizo el noviciado en La Ceja (Antioquia) en 1961. Realizó estudios de filosofía y letras clásicas, sociología, ciencia política, teología, pedagogía y antropología cultural en universidades de Colombia y Brasil.

Trabajó con las comunidades de la Amazonia organizándolas para que defiendan sus derechos sin usar la violencia. En 1984, fue a barranquilla para fundar la Universidad a Distancia del Sur.

A pico y pala construyó alcantarillas, acueducto y viviendas con tubería aportada por los políticos a cambio de votos. Sabe que es un negocio, pero también una obra social redentora.

Ha sido atacado y perseguido hasta por otros sacerdotes que no comparten su modo de ser descomplicado, irreverente, directo, locuaz. Lo han tildado de guerrillero, comunista y loco... pero nadie discute su eficacia ni lo acendrado de sus convicciones cristianas. La iglesia lo apoya pero... tenga cuidado, padre Hoyos .

Cervecitas?, sí. Salsa antillana al momento de escoger música. Nada de rock, mucho menos en español. Practica todos los deportes.

Empezó haciendo manifestaciones a la Gobernación y la Alcaldía, y hoy los políticos se pelean sus favores.

Los salesianos acaban de negarle el permiso para que asuma la Secretaría Departamental de Educación del Atlántico. Eso implicaría abandonar su tarea y adquirir la marquilla política de un movimiento (el M-19), al cual el sacerdote Hoyos Montoya ha visto con simpatía pero al que no está matriculado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.