BOLIVIA: OFENSIVA CONTRA LOS NARCOS

BOLIVIA: OFENSIVA CONTRA LOS NARCOS

Más de 600 agentes de la fuerza especial de lucha contra el narcotráfico, transportados en cinco aviones y 12 helicópteros y apoyados por miembros de la Agencia Federal de Drogas de Estados Unidos (DEA), tomaron la población de Santa Ana del Yacuma. Esta ofensiva hace parte de una gigantesca operación que busca capturar a los barones de la droga de Bolivia. Extraoficialmente se informó que se habría fracasado en este intento de detener a Hugo Rivero Villavicencio y otros capos que tendrían su sede en esa pequeña ciudad, situada a 400 kilómetros de La Paz.

30 de junio 1991 , 12:00 a.m.

Un comunicado el Ministerio del Interior dijo que en la acción, que continuará durante días, se detuvieron a algunas personas, se incautaron avionetas y se confiscaron bienes de Rivero. Las fuerzas policiales continúan ocupando la ciudad, dijeron testigos.

Santa Ana es considerada el centro de acciones ilícitas de Rivero, su hermano Felipe, y los presuntos grandes narcotraficantes Edwin Guzmán y Oscar Roca Suárez.

Según la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), Rivero controla 240 kilometros de territorio entre Santa Ana y San Borja y su mercado para la cocaína estaría en Europa.

Según informes policiales desde diciembre, cuando fue apresado en Estados Unidos Jorge Roca Suárez, Techo de Paja , considerado el narcotraficante número uno de Bolivia, Rivero controla el llamado cartel de Santa Ana o Clan de los Techos . La Policía de Bolivia logró controlar el centro más importante de producción de cocaína del país y busca afanosamente a los principales dirigentes del narcotráfico.

El más vasto operativo antidrogas realizado hasta ahora en Bolivia con cerca de 640 miembros de distintas unidades de la Policía, con apoyo de la Fuerza Aérea, de la Armada y la coordinación del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), comenzó en la región de Santa Ana en el norte del país.

Aquí se refugian los más importantes narcotraficantes , declaró a EFE el coronel Rogelio Vargas, comandante de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar), las tropas policiales bolivianas especializadas contra el narcotráfico.

Según Vargas, la región de Santa Ana se encarga de refinar la mayor parte de la pasta base de cocaína que se obtiene en la comarca central del Chapare, donde se encuentra el ochenta por ciento de los cultivos de hoja de coca, materia prima de la cocaína.

Lo importante es el ingreso a Santa Ana. Esto va a desechar una nueva etapa del narcotráfico , dijo el jefe antinarcóticos, quién señaló que una dotación de la policía permanecerá en esta villa para asegurar el control de la comarca.

Santa Ana, con quince mil habitantes, es la villa de origen de los principales capos del narcotráfico boliviano que esporádicamente aparecen en esta localidad. En la mira de la Policía se encuentra entre otros el ex teniente Edwin Guzmán, calificado por expertos antidroga como el número uno del narcotráfico boliviano.

Guzmán, ex oficial de la Fuerza Aérea Boliviana, es considerado como el nexo más importante con el cartel colombiano de Cali y en menor proporción con el de Medellín.

El ex teniente es uno de los integrantes de las 15 o veinte familias del departamento amazónico del Beni donde se encuentra Santa Ana, que trabajan conjuntamente en Bolivia para la producción de cocaína, según fuentes de la lucha antinarcóticos.

Esa actividad que comenzó poco a poco hace 15 años. Según las mismas fuentes, se incrementó a partir de 1989 cuando el gobierno de Bogotá emprendió su ofensiva contra el narcotráfico colombiano que decidió trasladar parte de su negocio a la zona amazónica de Bolivia.

Entre los materiales decomisados por la Policía boliviana en el operativo que comenzó ayer se encuentran fotos de familias en las que aparecen Guzmán con miembros del llamado Clan Suárez cuyo jefe, Jorge Roca Suárez, fue detenido en diciembre pasado cerca de Los Angeles (Estados Unidos).

Mientras a Guzmán se le califica en círculos policiales como un narcotraficante no violento, Hugo Rivero Villavicencio, otro de los barones de la droga que también es buscado en esta región, es considerado como uno de los más violentos. Hace tres días, Rivero asesinó a un colombiano en un oscuro negocio de tráfico de productos químicos usados para refinar droga, según las mismas fuentes.

Tanto Guzmán como Rivero en cuyas casas de Santa Ana entraron ayer efectivos antidroga se sospecha que se encuentran en haciendas ganaderas de esta región que desde ayer son rastreadas por miembros del destacamento trasladado a Santa Ana.

La operación que se desarrolla en esta comarca es la tercera fase de una ofensiva que comenzó el pasado 16 de marzo con el propósito de terminar con la producción de cocaína.

En la primera y segunda fase las autoridades incautaron 17 avionetas utilizadas para transportar cocaína y desde ayer analizan otras 18 que fueron halladas en el aeropuerto de Santa Ana y que se cree que fueron utilizadas para el mismo tráfico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.