NO ES UNA GUERRA CONTRA IRAK, ES LA LIBERACIÓN DE KUWAIT

NO ES UNA GUERRA CONTRA IRAK, ES LA LIBERACIÓN DE KUWAIT

El presidente estadounidense, George Bush, dijo ayer que las fuerzas aliadas encabezadas por Estados Unidos destruirán la capacidad nuclear y química de Irak durante la ofensiva para liberar a Kuwait. Afirmó que la coalición de 28 naciones agotó todos los esfuerzos razonables para lograr una solución diplomática a la crisis en Golfo, desatada por la invasión iraquí a Kuwait, el dos de agosto.

17 de enero 1991 , 12:00 a.m.

El líder iraquí Saddam Hussein, dijo Bush, recibió todas las posibilidades de un arreglo pacífico con abierto desprecio .

Dijo que esperaba que la guerra no duraría mucho y que las bajas serían mínimas y añadió que había ordenado a los comandantes militares vencer lo antes posible. No fracasaremos , sentenció el mandatario estadounidense.

Bush dirigió un mensaje a los estadounidenses a través de la televisión dos horas después de que las fuerzas encabezadas por Estados Unidos atacaran objetivos en Kuwait e Irak.

Como les informé, se están efectuando ataques aéreos contra objetivos militares en Irak. Estamos decididos a destruir el potencial nuclear de Saddam Hussein. Acabaremos también con sus instalaciones de armas químicas , afirmó Bush.

Señaló que la coalición aliada formada por naciones occidentales y árabes no tenía otra elección que obligar por la fuerza a Saddam a retirarse de Kuwait. No fracasaremos .

Dijo estar convencido no sólo de que ganaremos, sino que luego del horror del conflicto vendrá el reconocimiento de que ninguna nación puede levantarse contra un mundo unido... .

Bush, en un discurso de 12 minutos que leyó desde la Salón Oval de la Casa Blanca, dijo que los infomes iniciales enviados por el general Norman Schwarzkopf, comandante de las fuerzas aliadas en el Golfo, son que nuestras operaciones se están llevando a cabo de acuerdo con el plan .

El Presidente dijo que Estados Unidos deseaba que Irak viviera como una nación pacífica una vez que se libere a Kuwait. Nuestros objetivos son claros. Las fuerzas de Saddam Hussein dejarán Kuwait. El gobierno legítimo de Kuwait será restaurado en sus funciones legales y Kuwait será de nuevo libre .

Irak cumplirá finalmente con todas las resoluciones relevantes de las Naciones Unidas y entonces, cuando se restaure la paz, es nuestra esperanza que Irak vivirá como una miembro pacífico y cooperativo de las familia de las naciones, aumentado así la seguridad y estabilidad del Golfo , dijo.

Bush afirmó que estaba decidido a traer a casa a los más de 400.000 efectivos destacados en el Golfo lo más rápido posible, una vez que concluyan su trabajo .

Indicó que la decisión de enviar a nuestros hijos e hijas a la guerra no fue fácil de tomar pero lo hizo porque los terribles crímenes y torturas cometidos por los secuaces de Saddam contra el pueblo inocente de Kuwait eran una afrenta a la humanidad y un reto a la libertad de todos .

No tenemos ninguna disputa con el pueblo iraquí (...) nuestro objetivo no es conquistar Irak. Es la liberación de Kuwait , declaró. Espero que de alguna manera el pueblo iraquí pueda aún ahora convencer a su dictador de que debe deponer sus armas, salir de Kuwait y permitir que Irak se una a la familia de naciones amantes de la paz , dijo.

Pero de lo contrario, Bush prometió destruir gran parte de la artillería y los tanques de Irak. Al explicar sus razones para atacar las instalaciones nucleares y químicas, Bush dijo: Nuestras operaciones están planeadas para proteger mejor las vidas de todas las fuerzas de la coalición al atacar el vasto arsenal militar de Saddam .

Indicó que antes de ordenar que las tropas iniciaran la ofensiva instruí a nuestros comandantes militares para tomar cualquier medida necesaria para vencer lo más pronto posible, y con el mayor grado de proteción para los soldados estadounidenses y aliados y para las mujeres .

Para aquellos ciudadanos estadounidenses que temen que Estados Unidos se vea inmerso en un largo conflicto, Bush repitió su promesa: este no será otro Vietnam .

Respondió a quienes piensan que Estados Unidos está en el Golfo sólo para mantener su acceso al petróleo del área citando una carta del sargento J.P. Kendall. de la 82 división aérea: Estamos aquí por algo más que sólo el precio del galón de gasolina. Lo que estamos haciendo es trazando el futuro del mundo para los próximos 100 años. Es mejor tratar con este tipo ahora que dentro de cinco años .

En un informe al Congreso, dado a conocer por la Casa Blanca, Bush dijo que había recurrido al uso de la fuerza porque el uso de sanciones económicas durante otros seis o 12 meses como querían algunos congresistas no habría debilitado sustancialmente la disposición militar iraquí ni le habría causado severas dificultades económicas.

Algunos podrán preguntarse por qué actuar ahora, por qué no esperar. La respuesta es clara. El mundo no podía aguardar más. Las sanciones, aunque tuvieron algún efecto, no mostraron indicios de que fueran a alcanzar sus objetivos. Las sanciones fueron aplicadas durante bastante más de cinco meses, y nosotros y nuestros aliados llegamos a la conclusión de que las sanciones por sí solas no obligarían a Saddam a salir de Kuwait .

Mientras el mundo rezaba, Saddam Hussein sistemáticamente saqueba, pillaba y expoliaba una pequeña nación, que no lo amenazaba. Sometió al pueblo de Kuwait a atrocidades indecibles, entre ellas mutilación y asesinato de niños inocentes .

Mientras el mundo esperaba, Saddam daba largas al asunto, crecía el daño a las frágiles economías del Tercer Mundo, las democracias en ciernes del este de Europa, al mundo entero, incluyendo nuestra propia economía.

Tuve la esperanza de que cuando el Congreso de Estados Unidos, en un debate histórico, tomó su medida decisiva, Saddam entendiera que era imposible imponerse y que se retirara de Kuwait de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas. Pero no lo hizo .

En vez de ello, intentó transformar esto en una disputa entre Irak y Estados Unidos. Pues, ha fracasado .

Este es un momento histórico. En este último año hemos hecho grandes avances para poner fin a una larga era de conflicto y guerra fría. Tenemos por delante la oportunidad para forjar un nuevo orden mundial para nosotros y para generaciones futuras, un mundo en el que el imperio de la ley, y no la ley de la jungla, gobiernen la conducta de las naciones .

Cuando logremos el éxito y lo obtenderemos tendremos una verdadera oportunidad en este nuevo orden mundial, un orden en el que unas Naciones Unidas creibles puedan usar su papel pacificador para lograr la promesa que fue la visión de los fundadores de la ONU . Bush vio el ataque por televisión El presidente de Estados Unidos George Bush observó anoche desde su estudio, en la Oficina Oval, las informaciones sobre el bombardeo de Bagdad propaladas por las principales redes de televisión. Luego se volvió a su secretario de prensa, Marlin Fitzwater, y dijo con tranquilidad: esa es la forma en que estaba programado. Puedes ir y hacerlo .

De inmediato, Fitzwater fue a la sala de prensa de la Casa Blanca y anunció a las siete y seis minutos de la noche, hora local: la liberación de Kuwait ha comenzado .

A Bush se le unieron en su estudio el vicepresidente Dan Quayle, el jefe del gabinete John Sununu, el asesor nacional de seguridad Brent Scowcroft y Fitzwater.

Tras haber adoptado la decisión del momento del ataque con 48 horas de anticipación, Bush estaba tranquilo, a la expectativa en el sentido de escuchar los informes que iban llegando, dijo Fitzwater.

Poco antes de ser lanzado el ataque, entre las seis y las siete de la noche, el Presidente hizo una serie de llamadas telefónicas desde su estudio para informar a cuatro líderes del Congreso y a líderes mundiales que la guerra estaba a punto de comenzar.

El esperaba que el primer bombardeo de Bagdad sería a las 7 de la noche, dijo Fitzwater. Indicó que el Presidente y sus asesores observaron la televisión, mientras periodistas estadounidenses en Bagdad colocaban sus micrófonos en las ventanas de sus hoteles para grabar el sonido del bombardeo.

Bush, con camisa azul y corbata, y sin chaqueta, observó la televisión sin hacer comentarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.