Secciones
Síguenos en:
EL EMPOBRECIMIENTO DE LOS AHORRADORES

EL EMPOBRECIMIENTO DE LOS AHORRADORES

La opinión pública conoce ampliamente las tendencias a la revaluación de nuestra moneda que se han derivado del hasta ahora incontenible flujo de dólares al país. También se sabe que la junta directiva del Banco de la República, en el afán de impedir revaluaciones adicionales, ha presionado una rebaja de las tasas domésticas de interés, buscando nivelarlas con las que obtienen los depósitos en dólares en el exterior, con lo cual se desestimularía la entrada de capitales. Como resultado, las tasas de interés que reciben los ahorradores nacionales sobre sus depósitos, han descendido en cerca de 10 puntos en los últimos meses, y en la actualidad se encuentran alrededor del 24 por ciento efectivo anual. El problema, sin embargo, está en que la inflación interna no se ha disminuido al mismo ritmo o proporción. Corridos los primeros cuatro meses del año, no parece probable que el nivel de la inflación vaya a ser significativamente inferior al 26 por ciento del año pasado. Por primera vez

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de mayo 1992 , 12:00 a. m.

Las consecuencias de esa situación apenas comienzan a verse, pero sin lugar a dudas traerá efectos recesivos sobre el consumo, para añadir a los derivados del racionamiento eléctrico, el verano y la caída en picada del precio externo del café. Con el nivel actual de las tasas de interés, los ahorradores tendrían que capitalizar la totalidad de los intereses que reciben, y algo más, si no quieren ver disminuir el valor real de sus activos financieros. Nada les quedaría para gastar.

El impacto de estas nuevas condiciones financieras va a ser tremendo sobre las personas que dependen de su ahorro como fuente de ingreso. En la práctica, han sufrido una rebaja del 33 por ciento en su renta en el lapso de unos pocos meses, para lo cual no han tenido tiempo ni manera de preparación. Es común la sensación de empobrecimiento entre tales personas, que constituyen un grupo social muy grande en el país. La experiencia internacional enseña que el nivel de riqueza de los consumidores es factor de peso en sus decisiones de gasto, como sería de esperar.

Fuera de sus efectos recesivos, las tasas negativas de interés tienen un impacto perverso sobre la distribución del ingreso, por la muy sencilla razón de que el ahorro financiero está más ampliamente distribuido que el crédito que concede el sistema bancario. De allí la importancia de que no se mantengan por mucho tiempo dichas tasas negativas. Ello, sin embargo, requiere de la utilización adicional de otros instrumentos para contener el flujo de capitales externos al país, diferentes a la simple reducción de las tasas domésticas de interés.

Entre tales instrumentos vale la pena resaltar el uso que puede hacerse de controles administrativos más estrictos, como los que acaban de imponerse a las casas de cambio, o de retenciones en la fuente, para las cuales se está pidiendo facultades al Congreso. Pero ni ética ni económicamente sería justificable generar un empobrecimiento masivo de los ahorradores colombianos para compensar los efectos monetarios de una acumulación de divisas derivadas, en muchos casos, de operaciones ilícitas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.