ELN: CERO Y VAN 130 ATENTADOS AL OLEODUCTO BOJABÁ Y MARGUA, RÍOS DE PETRÓLEO

ELN: CERO Y VAN 130 ATENTADOS AL OLEODUCTO BOJABÁ Y MARGUA, RÍOS DE PETRÓLEO

Por cuarta vez este año, los ríos Bojabá y Margua, así como numerosas quebradas del sector, resultaron seriamente contaminados por cerca de cinco mil barriles de petróleo que alcanzaron a derramarse, luego de un nuevo atentado contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, perpetrado el jueves por el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El atentado, que destruyó un amplio tramo del oleoducto, tiene mayor incidencia sobre el departamento de Boyacá, pues ocurrió en el kilómetro 110 entre las regiones de Guamo y Bojabá, jurisdicción de Cubará.

20 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

El alcalde del municipio de Toledo, Juan Manuel Hernández Rojas, dijo que los daños ecológicos aún son imprecisos porque hasta ahora comienzan a llegar las comisiones de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) para evaluar la situación.

No obstante, afirmó que en los cuatro atentados realizados por el ELN contra el tubo en el triángulo de los departamentos de Norte de Santander, Boyacá y la intendencia de Arauca, se ha provocado una catástrofe ecológica, en donde los más afectados son los campesinos que viven de la pesca, la caza y el cultivo de productos de pancoger, en toda la zona.

Los ríos Bojabá y Margua, desembocan en el Arauca en su parte más alta. Ayer se confirmó que solo dos horas después de ocurrida la explosión fueron cerradas las válvulas de presión en las estaciones de bombeo, por lo cual se calcula que el derramamiento de crudo puede ser superior a los cinco mil barriles.

Este es el atentado número 18 en lo corrido del presente año y el 130 desde cuando el ELN decidió emprenderla contra el tubo en 1986.

Según funcionarios de Ecopetrol, en las reparaciones por la voladura de oleoductos en el país se han invertido más de 32 millones de dólares (unos 18 mil millones de pesos) y se han perdido más de 600 mil barriles de crudo.

Lo anterior sin contar con el lucro cesante por la parálisis en el envío del producto por la línea de conducción ni los daños irreparables en la agricultura y las zonas de producción.

Ayer temprano, aprovechando el buen tiempo en el sector oriental del país, fueron enviadas, en helicópteros, las cuadrillas de personas para iniciar la reparación del oleoducto y recuperar el petróleo perdido.

Según funcionarios de la Occidental Petroleum Company (OXI), por cada hora de parálisis en el bombeo 235 mil barriles de crudo se dejan de extraer en el campo de Cravo Norte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.