COLOMBIA EN CONVENIO PARA PROTEGER EL OZONO

COLOMBIA EN CONVENIO PARA PROTEGER EL OZONO

El embajador en Kenia y ex gerente del Inderena, Germán García Durán, fue designado en representación de Colombia como vicepresidente de la Convención de Viena para la protección de la capa de ozono. García Durán es a su vez representante permanente de nuestro país ante el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), organismo del cual fue vicepresidente del consejo de administración en los últimos dos años.

18 de junio 1991 , 12:00 a.m.

El ingeniero ambiental nacido en Cúcuta se desempeña también como representante de Colombia ante el Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (Habitat).

La preocupación por la disminución de la capa de ozono y sus consecuencias para el clima y la salud futura de la Humanidad, es prioritaria para los gobiernos del mundo industrializado, y empieza a serlo en el Tercer Mundo. Así lo demuestra el nombramiento de un país suraméricano en la vicrepresidencia del convenio.

El interes de los países del Norte y del Pnuma es vincular activamente al Sur en el programa de reducción de las sustancias nocivas para la atmósfera: dióxido de carbono y elementos clorofluorocarbonados (cfc).

Su producción convirtió a la década de 1980 en la más caliente de la historia. En Colombia y en general en toda Latinoamérica, el temido recalentamiento del planeta y el consecuente deshielo de las zonas glaciares, haría desaparecer ciudades costeras y países isleños completos, según el Pnuma.

En América Central más de 2.200 kilómetros de costas quedarían destruidos y al menos 25 mil kilómetros cuadrados inundados, según el primer seminario del istmo centroamericano sobre cambios climáticos.

El director del Pnuma, el egipcio Mostafá Tolba, dijo que ya existen tecnologías rentables que reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero a costo mínimo. No hay ningún estudio que sugiera que combatir el calentamiento de la tierra represente un freno para el crecimiento económico , dijo.

Sin embargo, un gran porcentaje de países en desarrollo se ha negado a firmar el protocolo de Montreal sobre ozono, al aducir que no contempla el pago de la deuda ecológica contraída por los países ricos.

Argumentan, además, que la transferencia de tecnologías ambientalmente sanas debe ser favorable para las economías débiles y debe ir acompañado de recursos adicionales para proteger el ambiente en sociedades donde nisiquiera se ha resuelto el problema del hambre.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.