Secciones
Síguenos en:
INDIGENTES BUSCAN EMPLEO

INDIGENTES BUSCAN EMPLEO

Solo siete meses vivió Carlos Arturo Correa en las calles del centro de Medellín, pero fueron suficientes para conocer lo más bajo de la condición humana. Aunque era un habitual consumidor de drogas se había logrado mantener a flote hasta que conoció el basuco.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Casi un año después de emprender el camino de regreso, no sabe qué fue de su esposa y está tratando de construir los vínculos con sus hermanos. Lo primero que uno pierde cuando cae en el vicio es la familia y es lo último que recupera , dice.

Bajo su brazo delgado lleva la Biblia y una carpeta con los documentos correspondientes a la precooperativa que él y otros 67 habitantes de la calle conformaron con la colaboración de la Secretaría de Solidaridad Social de Medellín y de la cual es presidente.

Fuimos 92 las personas que realizamos el curso de capacitación de 20 horas de intensidad exigido por la Ley y nos quedamos como socios fundadores 67. Es la etapa final de un proceso que nos servirá para volver a ser parte de la sociedad , afirma Carlos.

Estas personas se beneficiaron del convenio suscrito entre la Secretaría y el Centro de Atención y Rehabilitación Integral en Salud Mental de Antioquia (Carisma) para la atención de 350 indigentes y que se desarrolla en dos fases.

La primera es de atención básica, en la cual las personas tienen acceso a servicios como el baño, lavado de ropa, desayuno, consulta médica, sicológica y social.

En una segunda fase los usuarios reciben los servicios de almuerzo y hospedaje, durante la mañana participan en actividades de cuidado y mantenimiento de diferentes sectores de la ciudad y en la tarde se les ofrecen programas de promoción de la salud y de formación socio laboral , dice Mario Zapata, gerente de Carisma.

Para ello se contrataron seis entidades, en una de las cuales estaba Carlos hasta el martes pasado, cuando lo transladaron a la comunidad El Faro. Allí el grupo se redujo a 22 personas, salen después del desayuno para el Centro Día 2, donde reciben tratamiento terapéutico y discuten de la precooperativa.

Sin embargo sus condiciones de vida desmejoraron los fines de semana pues tienen derecho a comer pero no a estar en el hogar y deambulan por las calles todo el día. Ese es un factor de riesgo muy alto , dice Carlos.

De las 250 personas que fueron desalojadas con él del sector de Las cuevas , en enero del año pasado, algunas también forman parte de la cooperativa. La Alcaldía no tiene datos de cuántos de esos indigentes desertaron del programa de resocialización.

Vamos a dejar unos cupos de acuerdo con las necesidades que se nos vayan presentando, porque mantener unas instituciones con cupos permanentes es muy costoso, debido a que ellos desertan , afirma Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Solidaridad Social.

Hasta el momento sólo cuatro miembros de la precooperativa han conseguido trabajos temporales y están pendientes de inscribirse ante la Cámara de Comercio.

Esta semana comenzarán cursos de panadería y confección en Belencito y esperan que se defina la ejecución del contrato para recuperar la antigua inspección de Policía de Campo Valdés, donde tendrán su sede.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.