Secciones
Síguenos en:
JÓVENES QUE OPTAN POR NO PRESTAR SERVICIO MILITAR

JÓVENES QUE OPTAN POR NO PRESTAR SERVICIO MILITAR

Estar de guardia, volltear , firmes, correr, hacer cuclillas, mar, coger el chopo , disparar, son palabras que Leonardo Jiménez, nunca quiso escuchar.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Mientras sus vecinos y amigos se preparaban para enfilarse en el Ejército, algunos por miedo, otros por gusto y otros más por obligación, este joven decidió a los 18 años que no prestaría el servicio militar obligatorio.

Mucha gente cree que es una locura y otros piensan que es pereza, pero no, lo que pasa es que no considero digno para mi vida tener un arma, dispararle a otro, aprender a matar ni obedecer órdenes ciegamente , afirmó Jiménez, quien en 1998 se declaró públicamente objetor por conciencia.

La objeción por conciencia es un movimiento mundial de rechazo a participar en cualquier ejército y que tiene mucha fuerza en países como España e Inglaterra.

En Medellín, 15 personas tienen la misma postura y en varias organizaciones juveniles de Cali y Bogotá desarrollan trabajos en este sentido.

Los objetores declarados portan camisetas que dicen no a los ejércitos y estampados en contra de la guerra, salen a las calles de la ciudad para mostrar su inconformismo pero también plantean que se realice un servicio social en lugar del servicio militar obligatorio.

No creemos en la fuerza pública, pero no estamos en contra de los policías, soldados o guardias, ellos son seres humanos que representan roles que la sociedad les ha implantado , dijo Jiménez.

Sin embargo, las cosas no son fáciles para los objetores, pues necesitan la libreta militar para ingresar a la universidad y para viajar, y sin ella enfrentan problemas legales.

Jiménez por ejemplo asiste a clases de historia en una universidad, pero no está inscrito ni puede graduarse. Para los viajes busca apoyo en la organización Tierra de Hombres de Alemania, que ayuda a los objetores por conciencia en todo el mundo.

Por esta razón uno de sus objetivos es lograr apoyo jurídico para que el servicio militar deje de ser obligatorio. Tal como lo hicieron en España y Paraguay las organizaciones juveniles Moc y Ni casco ni uniforme , que lograron la aprobación de los servicios sociales en sus países.

Hay muchos jóvenes que no creen en lo militar, que no quieren ir a la guerra, pero prima sobre ellos el miedo y la represión, aún más en un país donde lo militar es una tradición agregó Jiménez.

Una opción de vida Los objetores por conciencia de Medellín han intentando generar un debate público con los militares, pero hasta el momento no han conseguido nada. Su intención es lograr que los militares entiendan que esta es su opción de vida.

Para sostenerse tienen proyectos de autogestión, estampan y confeccionan camisetas.

En este momento realizan una campaña llamada Juventudes desde la no violencia resistiendo la guerra , trabajan en los barrios populares y este año harán el encuentro de la organización Internacional de Resistencia a la Guerra (IRG) en Medellín.

Para Jiménez ser objetor es la posibilidad de soñar con que algún día existirá una guerra a la que no irá nadie.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.