Secciones
Síguenos en:
EL RUIDO NO DEJA DORMIR

EL RUIDO NO DEJA DORMIR

Los habitantes del sector de la calle Argentina con la carrera Girardot en el centro de Medellín esperaban que el reordenamiento de rutas de buses les trajera la tranquilidad que han buscado durante tres años. Pero no fue así.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de junio 2003 , 12:00 a. m.

El ruido, la congestión, la contaminación y la vibración de las estructuras de sus casas aumentó con el paso por allí de 15 rutas de buses. Teníamos un promedio de un bus cada 3 minutos pasando por Girardot, es decir, más de 150 buses en el día , dice el arquitecto Diego Guingue.

De acuerdo con una medición de ruido realizada por el Area Metropolitana, los niveles en esta zona superan los estipulados para zonas residenciales. Pero según Guingue el Municipio les ha respondido que éste no es un sector residencial.

Eso es tan real que en sitios donde había una casa, se han construido edificios con 24 apartamentos y más. Y la construcción sigue con edificios de 12 y 14 pisos con 4 apartamentos por piso. Osea que la densidad poblacional se está incrementando en este sector , afirma Guingue.

Girardot es una de las vías que presenta mayor congestión desde que se puso en marcha el pasado 3 de junio el denominado plan cuadrantes, mediante el cual se dividió el centro de la ciudad en cuatro sectores, se suprimieron 148 paraderos de buses y se recortaron 130 rutas.

Las otras vías que presentan dificultades son El Palo, Ayacucho, Bolívar, Pichincha y un sector de la calle Colombia. No obstante, la Secretaría de Transportes y Tránsito implementó desde comienzos de esta semana unos ajustes consistentes en el traslado de 15 rutas, lo que impactó positivamente sobre la congestión.

Se siguen viendo trancones especialmente en Bolívar y El Palo, pero en otras vías el trancón no lo forman los buses, sino los taxis y los vehículos particulares que parecieran haber aumentado aprovechando lo de los cuadrantes , afirma Gabriel Vélez, propietario de un almacén en el centro.

Pero Guingue y sus vecinos no están tranquilos. Desde que comenzó el plan cuadrantes sienten que la contaminación, el ruido y la vibración se hicieron más fuertes. Desde las 4 de la mañana hasta pasadas las 9 de la noche circulan buses que tampoco respetan la prohibición delarrieroi , pues todavía se ven uno detrás del otro de la misma ruta al amanecer, especialmente , dice.

En el cruce de Argentina con Girardot, un muro recién golpeado y un garaje semidestrozado son la muestra del otro problema que señalan los vecinos: el exceso de velocidad de los buses en las horas que no son pico .

Según ellos como Girardot no es una vía donde se recojan muchos pasajeros, los buses transitan a gran velocidad cuando desaparece el trancón de la hora pico y ello genera una alta accidentalidad.

En respuesta a sus múltiples peticiones, el secretario de Transportes y Tránsito de Medellín, Javier Ossa, les escribió a finales de marzo pasado argumentando que el centro de Medellín carece de pares viales que sirvan al transporte público y que por lo tanto los buses deben transitar por vías como El Palo y Girardot.

Sin embargo, se comprometió a contribuir a la solución de este problema en el corto plazo, con la aplicación de medidas como el reordenamiento de las rutas. Pero en esta parte del centro piensan que el cambio no hizo más que empeorar las cosas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.