LA MÚSICA DE MEDELLÍN

LA MÚSICA DE MEDELLÍN

EL TANGO PATRIMONIO DE MEDELLIN Pese a que Carlos Gardel murió en Medellín, la ciudad no es la más tanguera del país, según Aníbal Moncada, El Rey de la Milonga de El Patio del Tango, uno de los lugares más tradicionales donde se disfruta del canto y el baile en vivo desde hace 44 años.

21 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Sin embargo, esta música de arrabal que es patrimonio cultural de Medellín ha perdido mucho la esencia porque mientras Sayco y Acinpro se quedan con la plata, los tangueros no tienen apoyo y se mueren de hambre .

Aníbal recuerda que en 1938 llegaron los primeros pianos a Guayaquil. Los tangueros de ley son los viejos de las décadas del 40 al 70, cuando los violines hablaban y los bandoneones les contestaban. En cambio hoy todo es parejo .

Así esté perdiendo el ritmo y la categoría ganada en Guayaquil, el género se sostiene en las cantinas de barrio donde se escucha tango molido a punta de piano o equipos de sonido , concluye.

%% EN LOS AÑOS 70 LLEGO LA SALSA : Aunque en los años 40 y 50 visitaron la ciudad artistas como Daniel Santos, Benny Moré o Celia Cruz, entre otros, la década del 70 consagró en Medellín los ritmos afrocubanos encasillados en Estados Unidos bajo la etiqueta de salsa - con la aparición del Sexteto Miramar y Fruto y sus Tesos.

Así lo explica Sergio Santana, fundador de Rumbantana, uno de los bares de renombre entre los más de 30 que existen hoy en la ciudad para escuchar estos ritmos que han ganado espacio desde los 70, cuando solo había cerca de 10 bares en La Calle de la Salsa , en Palacé entre Maturín y Amador.

La salsa entró aquí por las clases populares y fueron obreros y universitarios los que ayudaron a masificar este género. La Voz del Río Grande, en los 70 y Latina Estéreo, desde mediados de los 80, han jugado un papel fundamental2, asegura Santana.

%% EL APOGEO DEL VALLENATO Actualmente Medellín es la ciudad grande del vallenato en Colombia. No en vano se han formado grupos de buen arraigo popular como Los Gigantes del Vallenato, Los Inquietos o Luis Miguel Fuentes , asegura Andrés Moreno, integrante de Los Gigantes.

Moreno explica que a diferencia del vallenato yuca (Los Betos, Los Zuleta), de mayor acogida entre los costeños, el balanato o vallenato romántico gusta más en la ciudad, sobre todo en las nuevas generaciones porque es más pegajoso y tiene un mensaje profundo que se presta para bailar cómodo .

Antes lo escuchaban más las clases populares porque la gente era más folclórica y pese a que en la década del 90 comenzó a sonar duro, desde hace 5 años viene pegando en todas las esferas sociales porque la gente hoy es más romántica , comenta.

%% CON FAMA DE ROCKEROS A principios de la década del 70, Judas introdujo el rock duro en la ciudad. Y luego, a comienzos de los 80, Nash, Carbure y Kraken allanaran el camino a los nuevos grupos y generaciones no solo en Medellín sino en Colombia. Así, la capital antioqueña se ganó la fama de roquera, dice Sergio Alvarez, baterista de La Galaxia, uno de los cuatro grupos cristianos que se presentan mañana a las 4:00 p.m. en el teatro al aire libre del cerro Nutibara.

Los hijos de ese movimiento de la vieja guardia han conformado grupos con diferentes tendencias del rock y por eso hoy se escucha más heavy metal, speed metal o grounge. De ahí que grupos como Ekymosis, Perseo, La Pestilencia o Masacre hayan seguido con esa tradición , dice Alvarez, quien hace parte de las nuevas alternativas como es el heavy metal con líricas cristianas.

%% EL JAZZ GANA ADEPTOS Así no sea masivo, uno de los géneros que desde finales de los 90 viene ganando aceptación es el jazz debido a los festivales Medellín de Jazz, al de Eafit e Internacional, que se realiza por estos días. Así opina Juan Valencia, pianista de La República.

La visita de Eugene Uman (Estados Unidos), Carlos Averof (Cuba) y Mauricio Vélez (colombiano radicado en Inglaterra) ha ayudado a que se empiecen a gestar en Medellín, Bogotá y Cali estilos de jazz muy colombianos, es decir, ya se manifiesta un estilo que explora el folclor del Pacifico, el Caribe y el interior , dice Valencia.

El pianista atribuye este fenómeno a la presión de la globalización que hace que la gente valore su cultura y de hecho los grupos de jazz existentes integrados por jóvenes entre 23 y 25 años - ven el futuro de este género en nuestras raíces musicales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.