Secciones
Síguenos en:
CELIA CRUZ NO DESCANSA EN PAZ

CELIA CRUZ NO DESCANSA EN PAZ

La guarachera del murió el 16 de julio por un tumor cerebral y sus honras fúnebres duraron una semana. Las crónicas hablaron del féretro bajando a su tumba provisional, ante la vista exclusiva de un centenar de amigos cercanos. Los fanáticos fueron un día después a visitar la tumba.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de diciembre 2003 , 12:00 a. m.

Reposaban allí Tito Puente, Frankie Ruiz y Duke Ellington, pero a ella no la encontraron. La gente del cementerio de Woodland dijo que no estaba allí. Cuando el escritor colombiano Umberto Valverde, amigo de la cantante y uno de sus más autorizados biógrafos, lo supo, confirmó su sospecha: Celia no había sido enterrada.

Valverde estuvo en Woodland tras la procesión del féretro -que había viajado de Nueva York a Miami y de vuelta-, que llegó desde la neoyorquina catedral de San Patricio en un coche tirado por caballos blancos. En el camposanto, simplemente, todo se detuvo en un lugar -cuenta-. Hubo una corta ceremonia (20 minutos), unos músicos le dieron la vuelta y tiraron flores. Después, se llevaron el cadáver. Cuando regresé a la casa, me era difícil asegurar, para la crónica que publicaría en Cromos, que Celia Cruz había sido enterrada .

El biógrafo recuerda que después salió la versión, confirmada por el Diario/La Prensa, de Nueva York: Decía que Celia estaba en otro sitio, como en un congelador, porque los arquitectos tardarían tres meses en construir un mausoleo especial. Está en discusión si se va a dejar al estilo del líder comunista José Stalin o no. Se piensa que ella quede sobre el mausoleo que se le va a hacer para que la leyenda crezca en Nueva York .

A su muerte, emergió el recuerdo de la negativa del presidente cubano Fidel Castro a permitirle a la exiliada volver a su país para el entierro de su madre, en 1962. Y el de las palabras dolidas de una Celia, hija antes que símbolo de la contrarrevolución, diciendo que en cuanto se marchara ese señor , lo primero que haría sería ir a Cuba a visitar esa tumba.

Pero también los cubanos de Miami se sentían un poco dueños del cuerpo y la muerte de Celia. Cuando los estragos de la enfermedad anunciaron su próximo fin, comenzaron los homenajes liderados por Emilio y Gloria Estefan, que convocaron músicos variopintos, excepto residentes en la isla. Muerta un miércoles por la tarde en Nueva York, la guarachera estaba el viernes en Miami. Su féretro fue expuesto durante nueve horas en la simbólica Torre de La Libertad, emblema del exilio cubano, como fuera su deseo antes de morir , agregaba la prensa local.

En realidad, Miami fue una ciudad poco importante en la carrera de Celia. Si hubo ciudades fundamentales fueron La Habana, por sus comienzos; Nueva York, su segunda ciudad, y el DF mexicano, su plataforma de lanzamiento, donde se gestó en ella el cruce de la tradición isleña a la modernidad. A Miami solo la invitaban para los conciertos de la comunidad cubana en el exilio -agrega el biógrafo Valverde- y a cantar gratis. El representante de Celia en los últimos años, Omer Pardillo, pertenece a esos sectores y le entregó el cadáver a toda esa gusanería de Miami, la de los Estefan, para hacer un inmenso show, un entierro manipulado .

En Nueva York, en la última misa de cuerpo presente, Pardillo pronunció un discurso en el que exhortaba a los exiliados a inspirarse en el espíritu de Celia para liberar a Cuba.

Se había declarado ese día, el 22 de julio, como el día de Celia Cruz en la capital del mundo. Mientras tanto, en su país natal, el diario oficial Granma había notificado en dos párrafos, 70 palabras, el deceso de una voz que durante las últimas cuatro décadas se mantuvo sistemáticamente activa en las campañas contra la revolución cubana generadas desde Estados Unidos, por lo que fue utilizada como icono por el enclave contrarrevolucionario del sur de la Florida .

Circularon protestas por el silencio en la isla, conmovida hasta el tuétano por la muerte reciente de otra leyenda, Compay Segundo (13 de julio), y gélida cuando se trató de Celia (velada modestamente en ausencia por sus familiares). La actualidad de Celia debe disgustar mucho al régimen de Castro. No se lo perdonan, ni aún muerta , escribió Alejandro Armengol, en la página web cubaencuentro.com, de Miami.

Las declaraciones del viceministro cubano Rafael Bernal fueron de bajo perfil. De ella dijo que siempre tuvo reconocimiento en su país, el cual se puede interpretar como un homenaje permanente -afirmó el funcionario-. Puedo asegurar que ha habido un reconocimiento a su calidad artística, no a su posición política .

La pelea política irritó a muchos, el supuesto interés comercial del funeral indignó a otros. Si algo caracterizó a Celia Cruz, como dijeron sus familiares en Cuba, es que jamás habló de política -reza el texto indignado de la venezolana Rosa Pérez en internet-. !Llevar el féretro hasta La Libertad, que cómo es el vestido y color de la peluca, cómo le pintaron las uñas, me huele a burla, a oportunismo comercial y político (...). Basta de burlas y dejen a Celia Cruz descansar en paz .

Celia cometió el error de afiliarse a un bando -analiza el melómano César Pagano-. Con su personalidad pudo intentar la unión de los cubanos. Cayó en el sectarismo y otros sectarios de Cuba también se lo cobraron. Fue equivocado porque tarde o temprano los de dentro y fuera de la isla tendrán que buscar el diálogo y la unidad y ella pudo colaborar en eso .

Otra cosa dice Valverde, destinatario de más de 500 cartas personales de Celia a lo largo de 20 años: Ella no quiso ser una leyenda de la comunidad cubana en el exilio, aunque sus amistades estuvieran de ese lado. En sus últimos años le golpeaba saber que era inevitable y que no regresaría a cumplir el sueño anhelado de volver a cantar en La Habana. No aceptaba ser el símbolo del exilio que mostraron los Estefan y su comparsa .

Por lo pronto, sus cantos a la vida siguen sonando en el mundo. La vida es un carnaval o La negra tiene tumbao y la infinidad de canciones grabadas en sus 80 discos, convertidos en una alegre banda sonora del mundo tienen más relevancia que la discusión política.

Entretanto, poco se habla del embalsamamiento. En Internet, una breve nota que retoma informaciones de las revistas Tv y más, de México, y la revista Mira, de Miami, dice que Celia Cruz no fue enterrada ni cremada después de la emotiva despedida que le dieron parientes, fans y amigos. Su cuerpo fue embalsamado y llevado a un mausoleo que su pareja, el músico Pedro Knight, le mandó preparar en un cementerio del Bronx. Mira asegura que solo Pedro y otra persona de la familia tienen las llaves del mausoleo .

La vida es cantar Celia Cruz nació en La Habana, el 21 de octubre de 1924. Ganó su primer premio de talento en 1947. Tres años después debutó en Radio García Cerrá. Posteriormente pasó a Radio Progreso y en junio de 1960 dejó su país para mudarse a México. La calle 8 de Miami lleva su nombre, Celia Cruz Way , el 22 de julio, a partir de este año, es su día oficial en Nueva York (que corresponde a su sepelio). Recibió varios grados honoris causa de diferentes universidades estadounidenses y muchos premios, entre estos varios Grammy anglo y latinos. A finales del año pasado se le descubrió un cáncer de cerebro que terminó con su vida.

El impacto de su muerte, visto como se vio por horas en la televisión del mundo, era predecible -comenta el crítico musical César Pagano-. Celia simboliza el triunfo de una mujer de inteligencia desarrollada, unido a una gran disciplina profesional, que le permitió vencer primero la pobreza (era hija de un fogonero de ferrocarril y una ama de casa), el racismo y el modelo de belleza imperante

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.