LOS MEDIOCRES

No sabemos a esta hora si la metralla ha comenzado a arrancarle los ojitos verdes a un niño en Irak. Hace una hora escuchaba un concierto de Pablo Casals y llegué a unas inteligentísimas conclusiones. Ya no tengo duda de que el Papa que vive en Roma ha olvidado un poco el mundo. Ya no dudo de que Bush y Mitterrand son mediocres. Igual los dirigentes árabes. Aunque no lo dudaba, digo que el señor de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, es otro mediocre.

16 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Mediocres y estadistas de pacotilla son todos los que mandan en este cómico, absurdo, dramático y asqueroso universo. Son torpes, mediocres y opacos todos los que llevaron el mundo a la situación de hoy.

Si hubieran sido tan estadistas y tan brillantes como dicen los periódicos que son ellos, no estaríamos en este minuto con el dolorcito en el estómago que produce el miedo. Ya lanzarían las bombas de fósforo ardiente sobre los niños y ancianos y mujeres de Irak? Ya habrán muerto 15 mil soldados norteamericanos y regresan en talegas de plástico sus cadáveres a Nueva York? Ya despacharían otro cargamento de talegas para los muertos de mañana? El niño pregunta hoy a su papá el porqué de la guerra, ese papá la tiene difícil para responderle. A ese papá le ayudo sin cobrarle cover . Dígale a su niño Sebastián o a Nicolás, o a Felipe o a Juan Pablo, que un señor Bush, otro Hussein, otro Mitterrand, otro Baker, otro Tarek Aziz, y otros mediocres más, fueron incapaces de arreglar un asunto que de alguna manera podría haberse solucionado.

Los responsables de que hoy lleguen fotos de colores mostrando la perfección con que una bala de plomo hirviendo le saca el ojo a un soldado, son los presumidos y ostentosos estadistas que manejan el mundo.

Por soberbios y fantoches o por defender miles de millones de dólares del negocio del petróleo, han puesto al mundo ante una macabra película que no es ficción, sino pura, sangrienta y apestosa realidad. Que dirá de ellos esa zorra mentirosa que llaman historia? Seguro que los llamarán ilustres, brillantes, y un ejemplo para las gentes del futuro. Todo es de esperar en este mundo mentiroso.

Como el mundo no es serio, menos voy a serlo yo. Por eso voy a lo frívolo. Vieron la foto de García Márquez pidiéndole un autógrafo a Simón y Maripaz, los hijos del presidente Gaviria? Vieron a Gaviria en esa fiesta sangrienta de los toros? Imagino que no lo harán socio de honor de la Sociedad Protectora de Animales. Han leído las bobadas que están discutiendo los elegidos constituyentes? Pienso en el circo que se nos viene.

Mientras llega la guerra, voy a lo mío: un whisky, música clásica y seguir leyendo la biografía de la deliciosa Jacqueline Kennedy. Eso es más serio y divertido que la guerra. Amén!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.