LOS DESAPARECIDOS DE LA COMUNA 13

LOS DESAPARECIDOS DE LA COMUNA 13

Tres hombres de civil, con armas cortas al cinto que aparecen para llevarse a las malas a la gente son los personajes centrales en las pesadillas de muchas familias de la Comuna 13.

17 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

No siempre son los mismos, pero sí representan el modus operandi que se ha repetido en buena parte de las desapariciones forzadas que han cometido los grupos armados en los barrios que hasta antes de la operación Orión , en octubre del año pasado, eran disputados entre milicianos y paramilitares.

Otro común denominador es el destino probable, ya que se dice que los paramilitares conducen a sus víctimas en taxis al sector de La Loma, donde se presume que los matan y entierran en fosas comunes.

La división de Quejas de la Defensoría del Pueblo, en Bogotá, ha registrado seis desaparecidos en el barrio El Salado, cuatro en Las Independencias y cuatro más en otros sitios de la comuna 13 en los que no se indicó la ubicación exacta.

De acuerdo con una fuente de la institución, la gente señaló que cinco fueron retenidos por el Gaula o el CTI y después no se supo más de ellos y al resto se los llevaron las autodefensas.

El cruce de listas de los organismos de derechos humanos de la ciudad muestra 18 identidades: Edwin Antonio Salazar Granada, Dany Ferney Quiroz Benítez, Esneider o John Fredy Quintero, Blanca Liliana Ruiz Marín, John Fredy Restrepo Arango, Sergio Rodríguez Cartagena, Jarley Guzmán Figueroa, Carlos Emilio Torres Holguín, Oscar Alexánder Morales Tangarife, Roberto Ochoa, Alex Edison Guzmán, Alexánder Correa, Juan Fernando Vargas, John Fredy Sánchez Castrillón, Sandra Liliana Ortiz, NN. Bedoya (trabajador de Colanta), un vendedor de arepas y otro de buñuelos.

Guzmán Figueroa desapareció el 27 de noviembre cuando bajaba del barrio Blanquizal. Al frente del centro comercial Terrígeno varios hombres pararon el colectivo en que viajaba, lo subieron a otro vehículo y se lo llevaron con rumbo al barrio El Pesebre. Se cree que lo tendría Semáforo , el jefe de los paras que patrullan por allí.

Nosotros hasta el momento lo que hemos hecho es tramitar los Habeas Corpus para tratar de identificar cuál es el paradero de las personas que supuestamente están en poder del Estado , dijo el funcionario de la Defensoría.

Varios de los casos están reportados en el Juzgado 16 penal del Circuito.

Dos fechas oscuras Las fechas más oscuras que no salen de la memoria de la gente son el 19 de octubre y el 30 de noviembre, cuando sacaron a 5 y 4 personas respectivamente.

Diego*, un joven que logró escapar de su destino trágico en el último de esos días, relató las horas en que casi vio la muerte a manos de los paramilitares: Tres hombres de civil lo abordaron a la entrada de la casa de una amiga y le dijeron: Hola parcero, camine nos vamos .

Lo condujeron tomándolo de gancho hacia un taxi, y a bordo de éste hasta un sitio donde los esperaban cuatro personas más con uniformes de organismos de seguridad. En el lugar había tres más con brazaletes de las Auc que conducían a dos personas a quienes Diego reconoció como dos comerciantes del barrio.

Luego los condujeron hasta la terminal de La Loma en el volco de una camioneta.

Los comandos decían que había que hacer un hueco para seis personas más, además de los de nosotros tres , dijo.

Según el sobreviviente, los paras acribillaron a uno de los comerciantes y lo descuartizaron con una navaja cuando trató de huir, mientras que a su otro compañero de infortunio también lo asesinaron a bala.

Diego emprendió la huida loma abajo y aunque un tiro lo alcanzó en el cuello se recupera de las heridas. Hoy, él y su familia viven en otra ciudad.

PIDEN DENUNCIAR El director de la oficina de Derechos Humanos de la Vicepresidencia de la República, Carlos Franco, acepta que hay alrededor de 20 denuncias de desapariciones, pero de ellas entre 12 y 15 corresponden a casos reales y el resto a personas que pertenecían a grupos armados y escaparon ante la presencia de la Fuerza Pública.

Estamos mirando el tema en la zona, estamos investigando y hay recomendaciones a la Fuerza Pública , respondió Franco al preguntársele por las gestiones de esa dependencia con relación a las quejas sobre desapariciones y la presencia de grupos armados.

Sin embargo, aclaró que cualquier interrogante al respecto lo deben responder el Alcalde de la ciudad, el comandante de la Policía y el Ejercito.

Por su parte, el comandante de la Cuarta Brigada, general Mario Montoya, aseguró que la Fuerza Pública está abierta a las investigaciones.

Si la ciudadanía no se queja se seguirán presentando las actividades clandestinas de estos hombres al margen de la ley , dijo al garantizar la confidencialidad de las denuncias.

Sin embargo, el 21 de noviembre, más de una semana antes de que se produjera la desaparición de por lo menos cuatro personas en los barrios de la Comuna 13, la Defensoría del Pueblo había elaborado el informe de riesgo 081 que alertaba al Ejército y la Policía sobre el temor de los habitantes por las posibles acciones de las Auc en la zona, con el fin de que tomaran precauciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.