QUIEREN REHABILITAR A SUS MUCHACHOS

QUIEREN REHABILITAR A SUS MUCHACHOS

En la finca Villa Clarena, en el sector de Guadarrama del barrio Eduardo Santos, varios líderes de la comuna 13 sueñan con ver cultivos de hortalizas y galpones con gallinas y conejos.

21 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Las 33 cuadras del terreno se dedicarían a un proyecto de granja integral, presentado recientemente por un grupo de profesionales del sector a Beatriz Rico, gerente social de la comuna 13.

La idea es que allí se rehabiliten cerca de 50 jóvenes que hayan participado en el conflicto armado y decidan ingresar al programa de Reincorporación a la Civilidad.

Al principio no juntaríamos a muchachos milicianos con muchachos paramilitares, pero después trabajarían y cultivarían juntos , comenta Darío Bolívar, miembro de la Junta Administradora Local de San Javier.

El llama la atención sobre lo novedoso de la propuesta. La misma comunidad ayudaría a rehabilitar a sus jóvenes , dice En la iniciativa están trabajando seis profesionales, entre ellos una sicóloga, una socióloga, un tecnólogo agropecuario y un veterinario.

La idea es mantenerlos ocupados, que ellos se responsabilicen de un cultivo o de una de las producciones que tendría la granja: lácteos, manufacturas en guadua, procesos en cuero, pollos de engorde, lombricultivo, cabras, etc.

El plan no es solo ocupar a los jóvenes sino involucrar a las familias.

Pretendemos que ellos recuperen el espacio familiar. Unos, cuando ingresan a un grupo armado deciden romper con esos vínculos o también son las mamás y los hermanos los que se alejan , cuenta la sicóloga Estela Castaño.

El proyecto vale 450 millones de pesos y aunque están pendientes de la decisión que tome la Alcaldía, también esperan el apoyo de la empresa privada.

Por ahora, Tatiana Gutiérrez, coordinadora del Programa de Reincorporación a la Civilidad, anunció que el Municipio está evaluando si para los muchachos es benéfica la rehabilitación dentro del sitio del conflicto o fuera de él.

Bolívar, el miembro de la JAL, asegura que los jóvenes, con normas claras, se sentirían más a gusto en sus barrios, cerca de las familias. Dice que ellos siempre van a volver a ese entorno y hay que trabajar con eso.

La granja no es un tema nuevo en la comuna 13. Para mediados de los 90, cuando se vivió una dura guerra entre bandas en el barrio Antonio Nariño, se tocó por primera vez. El gobierno municipal tuvo el proyecto en sus manos, pero por problemas con la acción comunal que no cedió el terreno no siguió adelante , recuerda Bolívar.

Mauricio Gómez, médico veterinario, asegura que en un año y medio la granja sería autosostenible y los antiguos miembros de grupos armados tendrían en su mesa alimentos cultivados por ellos mismos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.