Secciones
Síguenos en:
LICORERAS BRINDARON POR ACUERDO COMERCIAL

LICORERAS BRINDARON POR ACUERDO COMERCIAL

Con la reanudación del convenio que permite la venta de los aguardientes Llanero y Néctar en los mercados de Bogotá y Villavicencio, la puja que tenían la Empresa de Licores de Cundinamarca y la Unidad de Licores del Meta por lograr comercializar sus productos en esas ciudades, llegó a su punto final la semana pasada.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Con la reanudación del convenio que permite la venta de los aguardientes Llanero y Néctar en los mercados de Bogotá y Villavicencio, la puja que tenían la Empresa de Licores de Cundinamarca y la Unidad de Licores del Meta por lograr comercializar sus productos en esas ciudades, llegó a su punto final la semana pasada.

Según Eduardo González, gerente de la Unidad de Licores del Meta, aunque hasta el 31 de diciembre de 2002 estuvo vigente el convenio de comercialización entre las dos licoreras, la Empresa de Licores de Cundinamarca se demoró seis meses haciendo un estudio para decidir si era factible o no la venta del Aguardiente Llanero en Bogotá.

González agregó que como los licores son un monopolio de los departamentos, éstos son los únicos que otorgan derechos para que otras marcas sean vendidas en su territorio. Por tal razón, la venta del Aguardiente Llanero era escasa en Bogotá.

González agregó que se puede presumir que esa demora de Cundinamarca para permitir el ingreso del Aguardiente Llanero a ese departamento se debió al buen momento por el que está pasando este licor, que hoy es más conocido en Bogotá por el auge turístico que vive Villavicencio y el Meta.

De igual forma, González dijo que pese a que ya se había hecho una ardua labor para reunir los requisitos y conseguir el permiso para la venta del producto en los almacenes de cadena de la capital del país, esta se había visto afectada por la falta del visto bueno para comercializarlo en ese departamento.

No obstante, agregó, el acuerdo con los almacenes de cadena todavía está vigente, lo que le abre unas buenas posibilidades de venta del Aguardiente Llanero para ese gran potencial de consumidores que representa el mercado de Bogotá y el centro del país.

El año pasado, la Unidad de Licores del Meta logró poner en el mercado de Bogotá y Cundinamarca cerca de 22 mil botellas de aguardiente, y se espera que para lo que queda de este año se puedan vender por lo menos unas 10 mil botellas.

Finalmente, el gerente de la Unidad de Licores del Meta señaló que aunque la tendencia mundial es la de abrir los mercados, el monopolio de los licores en los departamentos es conveniente porque los abre y los cierra libremente, al tiempo que precisó que para el Meta es favorable abrir los mercados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.