RECOGEN INDIGENTES

RECOGEN INDIGENTES

Las calles de Guayaquil y las aledañas a la plaza Cisneros, frente a La Alpujarra, tradicionalmente poblados de mendigos y recicladores, parecían ayer en la tarde tranquilos senderos peatonales.

01 de marzo 2003 , 12:00 a.m.

Tras los operativos de la Policía y la Secretaría de Gobierno que se iniciaron a las cuatro de la madrugada para recuperar el espacio público se registraron 300 personas desalojadas de los andenes, 141 de las cuales pasaron a los centros de atención del Municipio.

Los que resultaron con antecedentes penales permanecerán retenidos mientras se les decide su situación judicial.

La secretaria de Solidaridad, Victoria Eugenia Ramírez, aclaró que los habitantes de la calle deberán acogerse a los programas oficiales o de lo contrario tampoco podrán retornar a su vida de antes.

estaban advertidos, que no podían estar viviendo en las calles porque la Alcaldía tiene ya los programas , dijo.

La atención de choque incluye alimentación, baño, despiojada, corte de cabello y una evaluación médica.

Luego, los que quieran podrán participar de talleres de autoestima y juegos, e ingresar a comunidades terapéuticas para recuperación de drogadictos.

Según la funcionaria, ya hay una experiencia exitosa con la incorporación de 100 indigentes en actividades de aseo como el barrido de parques y el reciclaje organizado.

El secretario de Gobierno, Jorge León Sánchez, informó que en esta zona viven aproximadamente 1.200 personas pero muchos huyeron al llegar las autoridades.

Aclaró que los operativos incluyen además la limpieza del sector, control de ventas estacionarias, revisión de hospedajes y sanidad de establecimientos públicos, y tendrán un carácter permanente.

Además, se extenderán a Barrio Triste, Naranjal y La Bayadera.

Las pesquisas iniciales dieron como resultado el cierre de 29 locales dedicados a la venta y el consumo de drogas, licor adulterado, prostitución, reciclaje en áreas pequeñas, y venta de artículos robados.

Para la directora de la corporación Corpocentro, Margarita Mesa, acciones como la de ayer son necesarias ya que el espacio público del centro se deterioró mucho en los dos últimos años sin que se aplicaran controles.

Hay que controlar si de verdad se quiere que sea un centro para todos sostuvo . Se están brindando opciones, entonces la gente también debe tener algún compromiso, porque uno no puede sacrificar a los demás porque tenga cierto estilo de vida .

Sin embargo, para Oscar de Jesús Cossio, andar con su carreta por toda la ciudad recogiendo papeles y cachivaches para revender es la única alternativa de supervivencia que halló cuando el trabajo como albañil comenzó a escasear.

Ayer logró escapar a la acción policial junto con unos 100 recicladores hacia el costado occidental de la Alpujarra, frente a la base del puente peatonal del edificio inteligente de Empresas Públicas, a solo unas cuadras de su vividero original.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.