Secciones
Síguenos en:
TIERNO AZUL

TIERNO AZUL

Si algo triste está pasando en nuestra pantalla de la tarde es que los niños no son tenidos en cuenta, que el negocio ha triunfado y se ha caído en la expulsión de los dibujos animados y los animé, y que la responsabilidad social de los canales no aparece.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Si algo triste está pasando en nuestra pantalla de la tarde es que los niños no son tenidos en cuenta, que el negocio ha triunfado y se ha caído en la expulsión de los dibujos animados y los animé, y que la responsabilidad social de los canales no aparece.

Los niños son una audiencia olvidada. En este sentido da alegría cuando se ve que en esa franja de las 6 p.m. donde reinaba lo chabacano importado (telenovelas) o el exceso de miseria nacional (docudramas) aparece Azul, serie sin más pretensiones que entretener desde la perspectiva infantil.

Azul es una historia simple de malos muy malos que no pueden ser felices y sueños infantiles que se hacen realidad con base en gente buena. Una historia contada mil veces pero que se requiere de nuevo para diluir tanta miseria de guerreros y corruptos y excesos de venganzas en que nos quieren meter.

Un ángel chistoso y tierno hace que revivamos nuestra infancia, que pensemos que ojalá todos tuviéramos uno para recorrer la vida. Una niña buena que solo quiere y hace el bien pero tiene los días contados. Una manada de humildes buenos. Dos malos esquemáticos. Un dios soberbio y lejano. Y una niña terca pero tierna, mandona pero encantada.

De todo este universo sobresalen las actuaciones de Mónica Lopera, la niña que hace de Abril y Carlos Benjumea. Nórida Rodríguez es siempre una excelente mala mientras Aycardi apenas desentona como malo y Andrés Juan apenas emociona como buen ángel.

La historia es atractiva porque está llena de misterios, secretos e imposibilidades amorosas. El humor aparece con la creación de un mundo ingenuo pero lleno de sorpresas y acciones. Lástima, eso sí, que aparezcan los pequeños con mentalidad de adultos actuando en versiones malvadas del sin sentido: odios, sapería y manipulación de sentimientos.

La fotografía, la cámara, la puesta en escena son sencillas para dejar que las historias se cuenten. Su realización presenta un producto fácil de ver y mantiene el tono de ingenuidad. Una buena opción para comenzar la noche.

Azul nos presenta una historia sencilla, que no busca el sexo ni cae en el morbo, sino que apuesta a crear telenovela infantil recuperando ese mundo ensoñador de la infancia y los cuentos de ángeles y diablos. Lástima que tenga al frente a Como en el cine divertida telenovela juvenil mejicana llena de esquematismo morales y maldades.

orincon61@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.