Secciones
Síguenos en:
DEFORESTACIÓN ATACA AL ACUEDUCTO

DEFORESTACIÓN ATACA AL ACUEDUCTO

Aunque la línea de conducción del acueducto de Villavicencio se encuentra en una zona geológicamente inestable, que provoca permanentes desplomes de la ladera en época de invierno, el consumo irracional y la alarmante deforestación de la cuenca del río Guatiquía son hoy una gran amenaza para el acueducto local.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Aunque la línea de conducción del acueducto de Villavicencio se encuentra en una zona geológicamente inestable, que provoca permanentes desplomes de la ladera en época de invierno, el consumo irracional y la alarmante deforestación de la cuenca del río Guatiquía son hoy una gran amenaza para el acueducto local.

El deterioro ambiental es tal que, según Edgar Barbosa Linares, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), la cuenca del río Guatiquía se encuentra deteriorada y el caudal de quebrada La Honda se ha disminuido en un 50 por ciento lo que genera serios problemas.

A esto se suma el permanente desperdicio pues, según el gerente de la EAAV, el gasto de 1.100 litros por segundo es demasiados para abastecer una ciudad como Villavicencio, que con unos 800 litros por segundo se podría abastecer perfectamente.

En cuanto a la línea de conducción, el gerente dijo que hay algunos tramos que son subfluviales y que se cuenta con un río correntoso con un arrastre que acaba con cualquier infraestructura que se haga en menos de un año.

En lo que tiene que ver con un plan de reforestación Barbosa Linares sostuvo que en esto se han realizado inversiones incluso hasta de compra de los terrenos de quienes están viviendo en esos predios, pero esos propietarios están pidiendo unas cifras elevadas y no se puede negociar porque sólo se paga por los avalúos que hagan las lonjas oficiales.

Con la reforestación de la cuenca del Guatiquía la sola EAAV no puede porque no se cuenta con todos los recursos. En ella tienen que participar hasta los municipios en donde está Chingaza, donde nace el Guatiquía y por donde pasa el trayecto del río hasta su desembocadura en el Meta dijo.

La carencia de una conciencia ecológica por parte de la comunidad también es una grave amenaza. Las comunidades ribereñas de esos lugares realizan una tala indiscriminada de todo ese sector y emplean la zona para labores de ganadería y no para sembrar especies nativas que ayuden a hacer un sostén a esta ladera.

FOTO/Hernando Herrera Estrada.

El caudal de quebrada La Honda ha disminuido un 50 por ciento y amenaza con bajar más.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.