A 25 SE ELEVA NÚMERO DE DESERTORES DEL EPL

A 25 SE ELEVA NÚMERO DE DESERTORES DEL EPL

La situación en el campamento de Campo Giles (Norte de Santander) se agravó ayer tras conocerse la deserción de otros 11 guerrilleros del Ejército Popular de Liberación (EPL). El grupo, según se dijo, abandonó el campamento hacia las 11 de la noche del lunes, con sus armas de dotación, aprovechando un descuido de los centinelas de la propia guerrilla.

16 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Eduardo López vocero político del EPL, dijo que el grupo al parecer fue convencido por amigos de Caraballo (Francisco Caraballo, ex comandante general del EPL, quien se encuentra con las FARC), para que se fueran del campamento.

Según el dirigente, uno de los primeros 14 desertores, que huyeron el lunes en la mañana, regresó al campamento, en forma clandestina y convenció al resto para que se evadieran del lugar.

Desde Campo Giles se informó que los guerrilleros se llevaron cinco fusiles Fal, cinco Galil, cuatro pistolas calibre nueve milímetros y equipos de intendencia, que hacen parte de cada una de las dotaciones de los alzados en armas.

Fuentes militares, que tienen la responsabilidad en la vigilancia de la zona, advirtieron que los hechos son un poco confusos, a pesar de que la vigilancia se viene realizando tal y como se acordó con los voceros de la guerrilla.

Nosotros estamos con nuestras unidades desde las seis de la mañana y al atardecer de cada día entregamos nuestra labor a los vigilantes del EPL, que durante toda la noche realizan patrullajes en los 14 kilómetros que se les han entregado para su permanencía allí , afirmó la fuente.

La dirección regional del EPL para el Nororiente, en un comunicado entregado ayer, advierte que la situación de los campamentos a nivel nacional no es buena, pero a pesar de esto continuamos reiterando al Gobierno Nacional a través de la Consejería de Paz, la voluntad política que tiene ese grupo para firmar el acuerdo de paz y dejar las armas el 1o. de marzo.

Hoy en día, por lo menos en Campo Giles, no se han solucionado problemas que desde el primer acuerdo firmado con el Gobierno se comprometieron a asumirlos sin que se tenga una respuesta favorable. En el momento se adeudan más de 20 millones de pesos en alimentos a propietarios de establecimientos del lugar, y no se han entregado elementos de aseo ni vestuario, lo cual puede llevar a que los compañeros tomen la determinación de irse sin consultar absolutamente nada , aseguró Mario Vásquez, vocero del EPL.

Los representantes del grupo insurgente adviertieron, además, que otro factor de la deserción de sus militantes es la incertidumbre en que se encuentran todos sus miembros por la inminente firma de los acuerdos de paz.

A este respecto, los combatientes del EPL que integran la base no saben a ciencia cierta qué sucederá después de que dejen las armas, por cuanto hasta ayer, después de ocho meses de negociaciones, los voceros políticos, la comisión negociadora y los comandantes de la organización, empezaron a visitar los siete campamentos a instruir a los guerrilleros sobre los planes de reinserción y las actividades que desarrollarán en la vida civil.

A esto se suma, que aún, ascasos 13 días de la firma del acuerdo definitivo, no se tenga certeza sobre el número exacto de guerrilleros ni de armamento. Menos aún se ha logrado establecer qué trabajo u oficio desarrollarían al finalizar el proceso.

Es inexplicable, igualmente, que en menos de 24 horas, 25 guerrilleros armados fuertemente, lograron burlar no solo los retenes del EPL sino los del Ejército Nacional.

Eduardo López explicó al respecto que los insurgentes utilizaron la llamada área de distensión acordada con el Gobierno para permitir la movilidad dentro de la zona.

Asimismo, no existe pronunciamiento alguno, ni de parte del Gobierno ni parte del grupo alzado en armas, que explique los hechos.

Otras fuentes en Campo Giles no desmintieron ni confirmaron un posible enfrentamiento que se registró en el campamento, cuando algunos desertores intentaban franquear los puestos de vigilancia.

Los 24 desertores al parecer se dirigieron a los sectores del Catatumbo y el sur del Cesar.

De otra parte, la Embajada de Francia, a través de Bernard Monot, encargado de negocios, desmintió ayer la versión suministrada por el propio el EPL, según la cual Bernardo Gutiérrez, máximo comandante de la agrupación, está en Francia adelantando contactos para integrar la comisión de veeduría internacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.