Secciones
Síguenos en:
LILI, LA GRAN PAYASA

LILI, LA GRAN PAYASA

Lili Colombia nació de una cita desafortunada de amor. Su amante jamás llegó. Para exorcizar el dolor se cambió de nombre y de profesión: se dedicó a reír y a hacer reír.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de julio 2003 , 12:00 a. m.

Lili Colombia nació de una cita desafortunada de amor. Su amante jamás llegó. Para exorcizar el dolor se cambió de nombre y de profesión: se dedicó a reír y a hacer reír.

Lili es Diana Gamboa, la única payasa colombiana que hace parte de la ONG Payasos Sin Fronteras, una organización española que se compone por más de 300 artistas que llevan una sonrisa a niños y adultos que están en estado de vulnerabilidad o que han sido víctimas de la guerra.

Diana es una pereirana, de 38 años, que tomó la decisión de ser payasa hace 15, después de incursionar en el teatro como actriz dramática. Lili nació porque, poco antes de usar narices de plástico, Diana encarnaba en las tablas el drama de una mujer que tenía una cita frustrada.

A pesar de que ejerce su profesión en Barcelona (España), lidera la Asociación Disparate Magdalena. El objetivo de este proyecto es llevar talleres de danza, teatro, magia y música a comunidades que están a orillas del Río Magdalena. La semana pasada los artistas empezaron a hacer las actividades en Santa Marta y terminarán el recorrido por el río en septiembre.

Diana ha recorrido zonas de guerra y pobreza en todo el mundo, con su traje que llama de bandera, por sus colores amarillo, azul y rojo. En esos viajes, aunque su trabajo es hacer reír, muchas veces le ha tocado hacerlo obligada por un nudo en la garganta.

La risa y el drama están en la misma línea. Cada vez que hago una función con niños que han sufrido me duele la garganta, porque te sientes impotente de llegar a generar una solución , explica.

Esto lo confirma su compañero de viaje, Luis Miguel Pardo, un payaso español que hace 5 años se integró al equipo de Payasos sin Fronteras. Por eso quieren que la Unesco acepte la risa como patrimonio de la humanidad. A pesar de que existan diferencias y conflictos, todos tenemos el derecho a reír , concluye Diana.

FOTO/Gerardo Chaves EL TIEMPO.

Luis Miguel Pardo y Diana Gamboa hicieron una presentación a niños desvinculados del conflicto en Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.