Secciones
Síguenos en:
YO, CANDIDATO

YO, CANDIDATO

Cuando los Partidos dejaron de ser organizaciones políticas para convertirse en microempresas electorales, también abandonaron sus principios y filosofía, estos fueron cambiados por las leyes del mercado y sus ideólogos sustituidos por negociantes hábiles o visionarios como se denominan en el Dentro de estas nuevas costumbres surgió elcomo fuente inspiradora de toda candidatura:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Cuando los Partidos dejaron de ser organizaciones políticas para convertirse en microempresas electorales, también abandonaron sus principios y filosofía, estos fueron cambiados por las leyes del mercado y sus ideólogos sustituidos por negociantes hábiles o visionarios como se denominan en el Dentro de estas nuevas costumbres surgió elcomo fuente inspiradora de toda candidatura:.

Un grupo de amigos encuentran en mí condiciones y cualidades que responden con creces las exigencias y requisitos para ser elegido. Consideran que mí formación y trayectoria es garantía suficiente para representar dignamente a mi partido, a mis copartidarios, a mis paisanos, a mis paisanas y a todos mis coterráneos. Encuentran en mí un candidato sólido para ser ungido con el triunfo y dirigir los destinos de mi comarca. Mantengo muy buenas relaciones con los jefes naturales de la política departamental y soy distinguido por varios líderes nacionales, especialmente los de mí partido que es el de mis antepasados y al cual he prestado mis servicios cuantas veces he sido convocado. El programa lo copiaré o lo compraré y mis futuros contratistas financiaran mí campaña.

Que el yoista se entere de actos administrativos escandalosos y descarados lo tiene sin cuidado. Que los mandatarios actuales o pasados, amigos y copartidarios suyos, por quienes votó y ayudó a elegir delincan contra el patrimonio público, tampoco - le importa solo buscar su adhesión, su apoyo y una manito-. Que la Entidad que recibirá haya o esté siendo saqueada y endeudada, menos - algo dejarán, dice -. Para el yoista lo único que cuenta es ganar y mientras tanto estar pendiente del padrino y de los dueños de los votos a quienes madruga a telefonear todos los días para saber cómo durmieron y desearles buen día.

Un buen candidato para el continuismo es el que no ve, no oye ni siente; es el que lamenta la mala suerte del pueblo pero pide resignación; es el que calla y otorga; es el del silencio mudo con el cual cohonesta o alcahuetea; es el que dice tapen tapen, que no conviene; es el del yo no fui, tampoco mis amigos y mucho menos mi partido que es un ente. Es el que olvida que se delinque por acción o por omisión, y es el que en definitiva dirá si mis copartidarios robaron y saquearon, fue a mis espaldas .

Así las cosas, en Boyacá tendremos muchos candidatos; todos saben muy bien que en el peor de los casos figurarán y de pronto los tienen en cuenta, así sea para hacer bulto. Tampoco interesa que el futuro mandatario no sepa leer de corrido ni tenga titulo universitario; por ejemplo el último gobernador conservador presentó un titulo falsificado y exigió que le dijeran doctor. Para terminar, como los independientes estamos de moda, el yoista puede lanzarse de candidato liberal o conservador independiente; los boyasenses o mejor los boyasonsos nos tragamos todo.

pedropacanchique(a)hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.