LA GUERRA, GOLPE A LATINOAMÉRICA

LA GUERRA, GOLPE A LATINOAMÉRICA

La probable guerra en el golfo Pérsico tendrá consecuencias dispares para las economías de las naciones latinoamericanas y del Caribe, informaron expertos en Washington, al tiempo que en Montevideo, Brasil proponía una reunión urgente de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), para buscar una forma de cooperación entre los países de la región. El eventual estallido de las hostilidades provocará una inmediata alza de los precios del petróleo que puede alcanzar cotizaciones de entre cuarenta y 65 dólares el barril, prevé el Instituto Hudson, organismo privado estadounidense.

16 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Venezuela, México, Trinidad y Tobago, Colombia y Ecuador incrementarían sus ingresos en caso de un aumento temporal de los precios del crudo, mientras que Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, República Dominicana y las naciones centroamericanas verían agravada su situación con ese encarecimiento.

El Instituto Hudson calcula que Venezuela y México podrían aumentar su producción diaria de crudo entre 300.000 y 400.000 barriles y compensar la previsible disminución de la explotación en Oriente Medio a causa de la guerra.

Un alza de un dólar en las cotizaciones del crudo incrementan en 106 millones de dólares mensuales los ingresos para los países productores de la región, mientras que para los importadores los gastos suben en 38 millones, según cálculos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Esas estimaciones prevén ingresos adicionales mensuales de 55 millones para Venezuela por cada dólar agregado a la cotización del barril de petróleo, 38 millones para México, seis millones para Colombia y cinco millones para Ecuador.

En contrapartida, Brasil debe incrementar sus gastos mensuales en 21 millones por cada dólar que suban de los precios del crudo, Chile cuatro millones, Uruguay un millón y el conjunto de los países centroamericanos unos tres millones.

Paraguay destinaba mensualmente en 1989 unos nueve millones de dólares a las importaciones de crudo, Haití cinco millones, la República Dominicana 36, Panamá nueve, Uruguay 16 y las cinco naciones centroamericanas 45 millones.

Para Argentina, Bolivia y Perú, naciones que satisfacen su consumo con la producción interna, la guerra del Golfo no tendría repercusiones directas.

Los expertos advierten que en general los efectos negativos de la recesión económica en Estados Unidos y la desaceleración de la producción en las naciones industriales repercutirán sobre los países de la región.

El estallido de las hostilidades agravaría la crisis económica en las naciones industriales lo que reduciría a corto y medio plazo las expectativas de expansión de las exportaciones latinoamericanas y caribeñas además de postergar el proceso de desarrollo.

En general, a excepción de las naciones petroleras de la región, la crisis de la deuda podrá mantenerse en su gravedad latente o empeorar como en el caso de Brasil y otros países importadores de crudo que deberán destinar más recursos a la compra de hidrocarburos.

Brasil consume 12 millones de barrilles de petróleo al día de los cuales importa la mitad de Arabia Saudita e Irán. El aumento de los precios del crudo que son transferidos al consumidor en la casi totalidad de naciones de la región aumenta los costos de producción y comercialización, lo que se traduce en altos índices inflacionarios.

Entre tanto, en Brasil pidió hoy una reunión urgente de la ALADI para organizar un plan de cooperación regional que permita a sus miembros afrontar las consecuencias de la crisis del Golfo.

El embajador de Brasil ante la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), Antonio Barboza, reclamó la urgente puesta en funcionamiento de mecanismos que permitan a los países miembros del organismo autoabastecerse en materia de petróleo.

Se debe negociar un acuerdo general sobre abastecimiento de petróleo, que permita asegurar el suministro del producto a largo plazo, en condiciones satisfactorias para los países compradores y venderores , dijo Barboza ante el Comité de Representantes de la ALADI.

El organismo integrado por México, Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia debería discutir formas de incrementar el comercio interregional de hidrocarburos y disminuír la importación de petróleo de afuera de la región , agregó.

Cuesta encontrar racionalidad en el hecho de que América Latina, autosuficiente en materia de petróleo, siga buscando en otras áreas, en especial en Oriente Medio, el 80 por ciento de sus importaciones totales de petróleo , dijo Barboza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.