Secciones
Síguenos en:
BUSCAN SALVAR HOSPITAL DE BOYACÁ

BUSCAN SALVAR HOSPITAL DE BOYACÁ

La suerte del Hospital San Salvador de Chiquinquirá, que agoniza por problemas financieros, se definirá en los próximos días. El centro asistencial tiene un déficit de 14.000 millones de pesos, de los cuales 12.000 corresponden a obligaciones laborales.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de junio 2003 , 12:00 a. m.

La suerte del Hospital San Salvador de Chiquinquirá, que agoniza por problemas financieros, se definirá en los próximos días. El centro asistencial tiene un déficit de 14.000 millones de pesos, de los cuales 12.000 corresponden a obligaciones laborales.

Trabajadores, directivos, gobierno departamental, comunidad y hasta la iglesia, intentan buscar una fórmula salvadora de última hora, para evitar la eutanasia de la institución, que está funcionando con los mínimos recursos.

Es así como hoy se llevaban a cabo en Tunja unas mesas de trabajo con todos los sectores involucrados en la crisis para estudiar las dos alternativas que le quedan para recuperarlo o liquidarlo. Sobre el tapete, está la propuesta del Ministerio de Salud, que pidió la renuncia de los trabajadores a sus primas extralegales, como condición para entrar a convertir la entidad en una ESE, y para lo cual fijó un plazo que vence en julio próximo.

Otra alternativa que queda es la opción de venta, es decir, privatizarlo, previo proceso de liquidación.

Ambas soluciones, las más específicas propuestas hasta ahora, no son del agrado de los trabajadores, ya que en cualquiera de los casos consideran que saldrían afectados.

Renunciar a los derechos adquiridos durante tantos años no es tan fácil como decirlo, así como lo plantea el Ministro en su pedido de que se le presente un proyecto viable sobre este tema, fijando como fecha límite el 15 de julio , señaló Flor Marina Caicedo, presidenta de la regional del Sindicato Nacional de Empleados de la Salud (Sindes), al referirse a la exigencia del Ministerio que los empleados renuncien a los derechos adquiridos en la convención colectiva.

Esto hay que estudiarlo muy bien. Estamos hablando de que los trabajadores deben sacrificarse para salvar al hospital, como si nosotros fuéramos los culpables de la crisis , dijo, aunque no reveló a cuánto ascienden las primas extralegales.

Tanto Minsalud, como el Instituto Seccional de Salud han planteado esta solución para evitar la liquidación del centro asistencial, intervenido por la Superintendencia de Salud desde hace varios años.

Actualmente trabajan 231 personas (hace dos años la nómina era de 290) que no reciben sueldo desde hace 8 meses. Desde el 22 de mayo pasado el personal se encuentra en desobediencia civil, e incluso tres personas se encadenaron e hicieron huelga de hambre, que después de 72 horas debió ser suspendida por los problemas de salud que presentaron.

El martes se llevó a cabo una reunión con el alcalde de Chiquinquirá, Nelson Orlando Rincón, quien prometió unirse a la causa y gestionar ante el Presidente de la República la solución para el hospital.

Los sindicalistas hicieron un llamado a la comunidad para que se solidarice con su causa, puesto que, según ellos, la actual situación atenta no solo contra el hospital, sino que se afecta la salud pública de la región, pues el centro asistencial beneficia a unas 300 mil personas en 24 municipios, incluidos cuatro de Cundinamarca y algunos del sur de Santander.

Drama.

Marleny Ríos Ardila está dispuesta a dejarse morir de hambre. Al fin y al cabo, hambre es lo que le ha tocado aguantar en los últimos meses, pues ella, como el resto de empleados del Hospital San Salvador de Chiquinquirá, lleva ocho meses sin recibir sueldo.

La señora, cabeza de hogar y madre de tres hijos (uno de 7 meses), se puso cadenas en las manos, según ella, para simbolizar con este acto la forma como a ella y a sus 230 compañeros de trabajo les encadenaron su derecho a tener una vida digna. Dos compañeras más siguieron su ejemplo y también se encadenaron.

El drama de Marleny refleja la grave situación del hospital chiquinquireño, intervenido por la Superintendencia y Minsalud durante casi 9 años y que está prácticamente quebrado, con un déficit de 14 mil millones de pesos, 12 mil de los cuales corresponden a obligaciones laborales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.