Secciones
Síguenos en:
FELIZ DÍA, DON BILL

FELIZ DÍA, DON BILL

Mañana es el Día del Padre. Va la madre a festejarlo. Y van los hijitos. Por estas tierras de crisis y desempleo, los regalos serán modestos, sin mucha envoltura, pero llenos de sacrificio. Eso es lo hermoso. Ahí está el detalle, dijo Cantinflas. Es una bendición que se lo den a uno con amor. El detalle. Y eso debe haber: amor, unión en los hogares. Qué más se puede pedir.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Mañana es el Día del Padre. Va la madre a festejarlo. Y van los hijitos. Por estas tierras de crisis y desempleo, los regalos serán modestos, sin mucha envoltura, pero llenos de sacrificio. Eso es lo hermoso. Ahí está el detalle, dijo Cantinflas. Es una bendición que se lo den a uno con amor. El detalle. Y eso debe haber: amor, unión en los hogares. Qué más se puede pedir.

Claro, hay quienes necesitan una camisita, pues a la veintiúnica ya le voltearon el cuello y las mangas, pero para estrenar hay que seguir volteando . Entre mi capitán y yo, camisas tenemos treinta: mi capitán 29, y yo la que tengo puesta . En fin.

Pero hablemos de los que todo lo tienen, aunque parezcan no gozar nada. Al monito poco retrechero, ojiazul, ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, su adorada esposa, Hillary, que dice que no lo ha dejado de amar, de Día del Padre le regala un libro de 562 paginitas, Historia vivida. Qué tal que ya no lo quisiera. Le habría regalado un viaje en avión con Ben Laden.

No vale la pena entrar a hablar de cuando Clinton fue pillado casi con las manos en la moza en la oficina oral, donde se dice que la becaria Mónica Lewinsky se la fumó verde. Hablar del sexo allí es machacón. Bueno, el sexo como tal es machacón, si de machacar se trata, pero así nos hizo Dios.

Porque te quiero te aporrio , parece ser el lema de la señora Hillary. Es cierto que ella pasó tragos amargos, que fue humillada. Pero no debería saborear las mieles de la venganza. No sabe acaso de políticas de perdón y olvido? Este mundo está lleno de odios, de infidelidades. Hay millones de mujeres que han pasado por lo mismo. Por lo mismo de Lewinsky y por lo mismo de Hillary. Hay millones de hombres cornudos como un cabro. Pero no salen, oportunistas, a disfrazar un libro, a vender su propia intimidad, su dignidad. No se prestan para la explotación del morbo con tal de ganar millones de dólares, con tal de asegurar una popularidad, de conseguir adeptos. Pero es que la política vende hasta el alma. Ese es el ejemplo para el mundo de una de las mujeres más poderosas?.

Yo veía a Hillary como a una mujer admirable. Hoy me provoca estrangularla , como ella quiso hacer cuando él le confesó, bajando la cabeza: Te mentí . El hombre más poderoso tenía su parte débil. O no débil, sino imparable. O parable e incontenible. Fue una noche de perros. Al menos para Clinton. Ella lo mandó con Buddy , pues, como suelen decir las mujeres engañadas, ya había dormido con una perra.

Lo triste es que el libro se vende como pan caliente. El primer tiraje -bueno, ese fue el de Clinton- es de un millón. Pero no importarán la autobiografía de la autora y las obras suyas desde la Casa Blanca. Importará más la cosa blanca. La manchita en el vestidito. El detalle sucio. Así es la humanidad. Una de las mujeres más ricas del mundo -aunque para Clinton era más rica Jennifer Flowers- vende la verguenza de su familia. Y todos a comprar.

Tiene el libro un gran capítulo sobre tirapia de pareja. Pero, habrá uno que explique por qué pasan estas cosas? O uno sobre el acoso con el coso a miles de mujeres que necesitan un puesto, donde no solo les piden la hoja de vida? Será que Hillary donará los ocho millones de dólares para obras sociales, para mujeres solas, para niños desamparados?.

Es verdad que ella aún ama a Clinton? El ya está descuerado. Pero el libro desnuda a Hillary de cuerpo y alma. El perdón fue por el poder, por dinero. No había cariño verdadero, ese que ni se compra ni se vende. Feliz día del Padre, don Bill.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.