Secciones
Síguenos en:
MELUK LE CUENTA

MELUK LE CUENTA

- Gracias a Dios existe la televisión. Y gracias a Dios vemos toneladas de fútbol. Por qué lo digo? Esta semana he recibido montones de correos electrónicos, casi todos muy decentes y en plan de sano debate eso sí, de argentinos radicados en muchos lugares del mundo, indignados porque dije que el Boca Juniors que derrotó al América 2-0 es un equipo normalito-normalito, que no es del otro mundo, que no tiene nada.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de junio 2003 , 12:00 a. m.

- Gracias a Dios existe la televisión. Y gracias a Dios vemos toneladas de fútbol. Por qué lo digo? Esta semana he recibido montones de correos electrónicos, casi todos muy decentes y en plan de sano debate eso sí, de argentinos radicados en muchos lugares del mundo, indignados porque dije que el Boca Juniors que derrotó al América 2-0 es un equipo normalito-normalito, que no es del otro mundo, que no tiene nada.

- Me mandaron a leer los diarios Clarín y Olé, donde hicieron la apología de un Superboca y de un Carlos Tévez (buen jugador, sin dudas el mejor del campo) al que calificaron con diez puntos, así como lo leen con DIEZ!, por haber hecho dos gambetas, un par de pases y un gol. Diez puntos... Vaya. Un partido así de magnífico lo debieron jugar solo Pelé, Maradona, Di Stefano o Cruyff. Conclusión: el partido de Tévez fue el partido soñado, el del jugador perfecto.

- Insisto: gracias a Dios existe la TV y podemos ver a Boca cada semana y al Real Madrid y a Juventus y Manchester y al Once Caldas. Y como estamos bombardeados por el fútbol argentino en el cable y el satélite, ya vemos con nitidez la diferencia que hay entre la milonga de su prensa y lo que pasa en la cancha. Ya no estamos condenados a leer solo El Gráfico, con sus historias de tango cuando un pibecito de la Paternal veía atravesar toda su vida de miseria ante sus ojos frente al balón al patear un penalti.

- Si no existiera la TV estaríamos convencidos en pleno Siglo 21 de que Martín Palermo era el mejor artillero del mundo (como nos lo vendieron) más que Gerard Muller, más que Van Nistelrooy, más que Ronaldo, más que Makaay. Si no fuera por ese aparato, todavía creeríamos que un Chacarita-San Lorenzo es la épica Batalla de Troya o que Tévez es Ulises. La televisión nos sacó del oscurantismo del fútbol.

- También recibí varias cartas de hinchas del América quejándose por la transmisión que vieron en voz de narradores y comentaristas argentinos. Dicen que no fueron imparciales. Augusto Laverde, desde Miami, aún no se explica cómo pudieron afirmar que Boca demostró que era el mejor equipo del continente porque superó a un espectacular América. Qué partido estaban viendo? , me preguntó.

- Alguna vez el médico Ochoa Uribe, con ese sí superequipo de Falcioni, Gareca, Cabañas, Willington y los demás, perdió un partido con Tolima, en Ibagué. Y lo perdió porque jugó horrible. Y Ochoa pintó a ese Tolimita como si fuera capaz de vencer esa tarde a la mismísima Juve de Platini y Boniek. El era de la escuela de El Gráfico, de la prensa argentina.

- Claro, Argentina tiene más liga, más jugadores, más títulos, más historia que Colombia y sería de ignorantes negarlo. Pero este Boca no es la octava maravilla ni mucho menos. Es un equipo normalito-normalito, que por ser el menos malo le ganó a América en La Bombonera . Por fortuna, las nuevas generaciones tienen televisión y, como Santo Tomás, ven para creer

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.