Secciones
Síguenos en:
EN SU PUNTO... DE GIRO

EN SU PUNTO... DE GIRO

Con el guión de Punto de giro en la mano, Kepa Amuchástegui iba caminando por los pasillos del Canal RCN, cuando se encontró con la actriz Alejandra Borrero, que acababa de llegar de hacer una telenovela en Brasil.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de noviembre 2003 , 12:00 a. m.

Y con solo verla supo que era la Stefanía que estaba buscando, uno de los personajes principales de la serie que empezó anoche.

Llamó a Mauricio Navas y Mauricio Miranda, los guionistas, y les dijo que acababa de topar a Stefanía. A los libretistas les pareció una excelente elección.

Con Roberto Cano y Cristina Umaña, los otros actores principales, también hubo consenso entre el director y los Mauricios . Y eso que nunca habían trabajado juntos.

Pero era uno de mis sueños, que ahora cumplo: estar al frente de algo de Navas y Miranda , afirma Amuchástegui, mientras sigue grabando esta propuesta arriesgada, llena de suspenso y emociones.

Amuchástegui regresa a su trabajo de director. Desde Pobre Pablo no estaba al frente de una producción y le hacía falta. El retorno le implicó no una telenovela sino una serie. Una producción que exigía un excelente reparto porque los personajes son complicados, complejos y densos .

Por eso, desde que se enfrentó al guión empezó a pensar en los contrastes. Para una historia tan compleja, los colores de la ropa, los muebles y la escenografía en general debían ser intensos. Pero hacia los tonos fríos, no los cálidos , dice.

El director, que lleva 20 años en la televisión colombiana y que cuando llegó venía de dos décadas de teatro, afirma, además, que Punto de giro no se podía quedar en la truculencia de su historia.

Es una serie que pone la piel de gallina y los modelos de producciones que estamos viendo son muy suaves y ligeros, así que había que buscarle un camino al entretenimiento .

Un camino que se encuentra en una dirección de actores impecable y también en lo que Amuchástegui denomina hacerla entretenida para poder tocar otras fibras de los televidentes .

Así mismo, aporta en la necesidad de dividir la pantalla para contar dos historias al mismo tiempo. Es la forma de darle al espectador las vivencias de los personajes al tiempo. Con las llamadas, por ejemplo, un personaje escucha al otro a través del teléfono, permitiendo reacciones reales , cuenta.

Y el suspenso que maneja Punto de giro es, sin duda, uno de los ingredientes que la hacen entretenida, una palabra importante en las producciones de hoy. Pero con otro tipo de emociones , afirma.

De paso, en la serie también interpreta un personaje: el jefe de protagonista. Actuar es un veneno que llevamos dentro todos los que estamos en este oficio .

De ahí que en el tiempo que estuvo alejado de la dirección haya aceptado representar a don Fortunato, en Un ángel llamado Azul, el abuelo tierno que muere y deja a su nieta sola en el mundo pero dueña de una gran herencia.

Y cuando es el jefe esporádico de Punto de giro, Unai su hijo, se encarga de marcarle las escenas y de aprobar su actuación.

Nos parecemos mucho, en la forma de ser y en el temperamento. Sin embargo, a veces tenemos opiniones distintas, con la ventaja de que cuatro ojos ven más que dos y finalmente nos ponemos de acuerdo , dice Amuchástegui, que en esta producción está en su punto.

FOTO/Felipe Caicedo EL TIEMPO Hace 20 años Kepa Amuchástegui llegó a la TV colombiana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.