Secciones
Síguenos en:
INQUISICIÓN PARA TIEMPOS MODERNOS

INQUISICIÓN PARA TIEMPOS MODERNOS

Novela de juventud. Eso es Los cortejos del diablo para Germán Espinosa (Cartagena, 1938). Por eso su estilo barroco. El barroco es típico de los jóvenes dice el escritor , pues cuando uno va teniendo más años trata de buscar lo clásico .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Novela de juventud. Eso es Los cortejos del diablo para Germán Espinosa (Cartagena, 1938). Por eso su estilo barroco. El barroco es típico de los jóvenes dice el escritor , pues cuando uno va teniendo más años trata de buscar lo clásico .

El Santo Oficio cartagenero, las brujas, el culto a Buziraco, los demonios presentes en las alucinaciones del inquisidor son temas presentes en esta novela. Son tópicos que fascinaron a Espinosa desde niño, en sus primeras lecturas.

En el año 67 pasé seis meses viviendo en Cartagena -recuerda el escritor- y quise recordar lo que leí de niño y como tenía a disposición la biblioteca de papá, leí esos textos y crónicas de la inquisición. Uno de los libros que más me indujo a escribir Los cortejos del diablo fue la biografía de Pedro Claver, de Mariano Picón Salas. Coincidía mucho con épocas en que había carecía de brujas en Colombia, había un gobierno de tintes macartistas. Entonces, hacer una historia novelada del Santo Oficio podía aludir claramente al instante que se vivía.

Así lo entendió la crítica, recuerda el escritor, como una especie de parábola mediante la cual se aludía a las inquisiciones de los tiempos modernos.

Sin embargo, la crítica colombiana se pronunció tarde. Mientras el libro, publicado en 1970, fue bien recibido en Venezuela, Argentina, Uruguay, Chile y Venezuela, en el país del escritor no pasaba nada. En 1973 se tradujo al italiano y cosechó excelentes críticas, una de ellas, de Mario Luzi, en el Corride la Sera, de Milán, decía que era una obra de formal conciencia barroca, que merece un lugar muy relevante en la edad estructural de la novela .

A la par con los aplausos, Los cortejos del diablo fue prohibida en España bajo el gobierno de Francisco Franco por cuestionar la hispanidad.

Y tardó 15 años en encontrar público en el país, hecho que se dio cuando la editorial Oveja Negra la incluyó en una selección de Los cien libros colombianos. Desde entonces, ha sido conocida y estudiada. Sobre Los cortejos del diablo, Espinosa habló con EL TIEMPO.

Qué representó esta novela dentro de su carrera literaria?.

Estamos a 30 años de su publicación y se sigue publicando. Para mí esta obra tiene un valor especial, porque es la novela que me hizo sentir, por primera vez, que yo era un escritor. Ya había publicado libros antes, pero sentía que estaba balbuceando. Con Los cortejos del diablo sentí que había hecho algo importante y sabía que iba a perdurar, eso me fue enfocando con más precisión hacia la entrega que hice a la literatura .

Cuál fue la clave que lo hizo sentir escritor?.

La crítica fue definitiva. Uno como escritor tiene seguridad en sí mismo, pero no deja de tener dudas. En mi caso, las críticas fueron estimulantes. Ahora, lo que sí me dolió fue haber sido ignorado como escritor. Porque en Colombia me vinieron a conocer después, con La tejedora de coronas que, en cierto modo, es una novela que prolonga un poco Los cortejos del diablo, es otra novela sobre Cartagena en el que la inquisición está presente.

Fue una novela de juventud, en qué cambiaría si la escribiera ahora?.

Tuve que releerla para corregir las pruebas de esta edición. No me pregunto cómo sería si la escribiera ahora. Pienso que se escribió como debía ser escrita. Eso lo demuestra su éxito porque cuando un libro no se escribe como debiera no lo tiene. Esta era una novela para escribir a esa edad y fue un acierto utilizar el barroco linguístico cuando, pues el siglo XVII era el del barroco.

Qué sigue para usted en literatura?.

Acaba de salir una novela mía: Rubén Darío y la sacerdotisa de Amón. Tengo otra novela inédita, Cuando besan las sombras, probablemente saldrá a comienzos del año entrante.

"Los Cortejos" y su crítica internacional.

Cómo llegó la narrativa colombiana a tener tanta superioridad sobre la novela que hoy se publica en la muy letrada Italia?.

Alberto Beretta Anguisola, Quadrante, Roma.

El libro posee varias lenguas para alcanzar su horizonte. La materia verbal es amplia y se multiplica, como bajo el peso de mil lluvias...

Miguel Angel Bustos, Panorama, Buenos Aires.

Desgraciadamente, la censura española no supo apreciar este fino sprit del novelista, que tanto hubiera entusiasmado a un Valle-Inclán, y con menos gracia que el Inquisidor de Cartagena prohibió su publicación en España .

Luis Alfonso Díez, Nueva Narrativa Hispanoamericana, Adelphy Universiti.

No hay mejor historia del Santo Oficio que Los cortejos del diablo .

Simón Alberto Consalvi, El Nacional, Caracas.

Con un lenguaje purísimo, Espinosa va narrando los hechos que se deslizan desde el mundo inquisitorial.

Revista Ercilla, Santiago de Chile.

Bibliografía.

Las letanías del crepúsculo, 1954.

La noche de la Trapa, 1965.

El Basíleus, 1966.

Claridad subterránea, 1974.

Reinvención del amor, 1974.

Los doce infiernos, 1976.

El magnificio, 1979.

Tres siglos y medio de poesía colombiana, 1980.

La tejedora de coronas, 1982.

El signo del pez, 1987.

Noticias de un convento frente al mar, 1988.

Guillermo Valencia, 1989.

Luis C. López, 1989.

La liebre en la luna, 1990.

Sinfonía desde el Nuevo Mundo, 1990.

Libro de conjuros, 1991.

La tragedia de Belinda Elsner, 1991.

La aventura del lenguaje, 1992.

Los ojos del basilisco, 1992.

La lluvia en el rastrojo, 1994.

Canciones interludiales, 1995.

Coplas, retintines y regodeos de Juan, el mediocre, 1995.

Diario de circunnavegante, 1995.

El naipe negro, 1998.

Lino de Pombo, 1998.

Federico Lleras Acosta, 1998.

Crónicas de un caballero andante, 1999.

Romanza para murciélagos, 1999.

La balada del pajarillo, 2000.

Espinosa oral, 2000.

La elipse de la codorniz, 2001.

Quien se aleja soy yo, 2001.

Los oficios y los años, 2002.

El sueño ético en Atenas y otras prosas, 2002.

Rubén Darío y la sacerdotisa de Amón, 2003.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.