Secciones
Síguenos en:
ULTIMÁTUM A INVICALI

ULTIMÁTUM A INVICALI

Las 311 familias de la comunidad 9 de enero del Distrito de Aguablanca, deben soportar una día más las inclemencias de la lluvia, el sol, los zancudos y las incomodidades de estar a la intemperie. La aparente solución de vivienda que esperaban tener resuelta ayer a las tres de la tarde, se prolongó 24 horas más porque el gerente de Invicali, Adolfo León López, aún no ha obtenido la aprobación del crédito solicitado al Banco Interamericano de Reconstrucción y Fomento (Birf).

Lo que duda la comunidad es que un crédito solicitado con seis meses de anterioridad, se haga efectivo de un día para otro. Y es por esa misma duda, que se han declarado en huelga de hambre. El gerente de Invicali, Adolfo León López Giraldo, -único asistente a la reunión programada- invitó a la comunidad a esperar la decisión que se tome hoy antes de llegar a extremos innecesarios, pues lo que busca Invicali es entregar un lote digno, con servicios y garantías de salubridad. Las grandes obras de ingeniería se tienen que hacer con dinero, no como piensa la comunidad, que se pueden elaborar por auto-construcción. Este es el error en que han caído varios adjudicatarios que hoy están sufriendo los rigores del clima por querer tener rápido los lotes sin infraestructura de servicios , aseguró López Giraldo. Lo que se busca hoy a las tres de la tarde en la reunión con la Alcaldía, son dos soluciones inmediatas. La primera, que la junta directiva de Las Empresas Municipales de Cali (Emcali) aceleren la entrega del programa con servicios; la segunda, plantear al alcalde Villegas el cambio de recursos de financiación y sugerir que se haga con recursos propios para que el préstamo sea más rápido. Aunque la comunidad del 9 de enero no piensa asistir a la reunión por considerarla inútil, pues no creen que haya solución al problema, sino que les plantearán otro año de espera, los representantes del gobierno la harán para buscar a corto plazo lo más favorable para este populoso sector. Hoy se debe dirimir el conflicto que tiene enfrentados a los habitantes del 9 de enero con Invicali. Mientras la comunidad ve a la entidad gubernamental como un ente inoperante que se burla de sus necesidades, Invicali los tiene como un sector beligerante que se niega a entender el proceso legal para la adjudicación de lotes dignos para vivir. Lo que no parecen entender, es que a Invicali lo único que le preocupa es el bienestar de las 311 familias beneficiadas para que no les suceda lo mismo que a Petecuy y El Vergel. Y que el clamor de la comunidad es tener un lote propio donde puedan empezar a construir su anhelada vivienda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.