Secciones
Síguenos en:
LOS BORRADORES DE INVERCOLSA

LOS BORRADORES DE INVERCOLSA

Ni el ministro del Interior y de Justicia, Fernando Londoño Hoyos, ni el superintendente de sociedades, Rodolfo Danies Lacouture, nombrado por este Gobierno, quieren hablar del tema.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Ni el ministro del Interior y de Justicia, Fernando Londoño Hoyos, ni el superintendente de sociedades, Rodolfo Danies Lacouture, nombrado por este Gobierno, quieren hablar del tema.

Pero desde hace un par de días, personas de esa Superintendencia filtraron los supuestos borradores de una resolución lista para la firma de Danies en la que se le impone una multa a Londoño y se ordena que de manera inmediata se reverse la transacción a través de la cual el hoy ministro le entregó a la empresa panameña Arrendadora Financiera Internacional Bolivariana (Afib) un paquete de acciones de la firma Invercolsa, que están en pleito con Ecopetrol.

La multa de la que habla la supuesta resolución es de 140 salarios mínimos legales, unos 46 millones y medio de pesos y el equivalente a casi cuatro meses de sueldo del ministro.

El documento se conoce un mes después de que Londoño visitara el despacho de Danies para averiguar en qué iba el proceso en su contra.

EL TIEMPO obtuvo una copia del supuesto proyecto de resolución sancionatoria, cuya existencia niegan tajantemente en la Superintendencia (ver recuadro) y en la que se lee claramente que mediante oficio No. 02089416 del 4 de octubre del 2002, la superintendente de Sociedades ad hoc, Mónica Murcia Páez, (nombrada durante la administración Pastrana), le formuló cargos a Londoño.

EL TIEMPO intentó sin suerte comunicarse con Murcia, no obstante, verificó la autenticidad de el documento que se le atribuye.

En él se asegura que la sanción obedece al hecho de que, a pesar de hacer parte de un pleito civil, Londoño cedió a terceros, sin autorización previa, las acciones de Invercolsa que adquirió en 1997 por 9.264 millones de pesos y que hoy valen cerca de 23 mil millones.

Ecopetrol, la dueña inicial de esas acciones, demandó a Londoño bajo el argumento de que tan solo empleados, ex empleados y el sector solidario podían acceder a esas acciones y el hoy ministro era un simple contratista de Invercolsa.

Incluso, un reciente fallo del Tribunal Superior de Bogotá establece la calidad de contratista del ministro, quien, a su vez, demandó laboralmente a Invercolsa aduciendo que era su empleado.

Debido a ese litigio y luego de una visita practicada a Invercolsa los días 9, 10 y 11 de julio del 2002 en el oficio de Murcia se concluye que Londoño violó el Código de Comercio que establece que para ceder acciones en pleito se debe contar con la autorización de la junta directiva de la empresa a la que pertenezcan (en este caso Invercolsa) o de su asamblea de accionistas.

Pero la autorización nunca existió.

Adicionalmente, se dice que el abogado Londoño habría incurrido en un claro conflicto de intereses al ser miembro de la junta directiva de Invercolsa y, a la vez, impulsar una frustrada demanda laboral para que se le reconocieran privilegios propios de un trabajador.

La visita de los funcionarios de la Super a Invercolsa se produjo una semana después de que el presidente Uribe designara como ministro a Londoño y de que EL TIEMPO revelara los pormenores del pleito con Ecopetrol.

Resolución fantasma?.

Además del documento de Murcia, la resolución también registra la defensa que Londoño habría dado ante la Super sobre su conducta en este caso y en la que desestima la competencia de esa entidad para investigarlo.

La acusación que se me hace es la de haber enajenado (las acciones) sin autorización judicial y sin autorización de la junta directiva. En lo que respecta a lo primero, usted no es el juez civil del circuito que está conociendo el proceso. Si ese juez considera que hubo un comportamiento indebido de mi parte, deberá llamarme la atención, o anular la operación que efectué o sancionarme de algún otro modo. Pero la Superintendencia de Sociedades no es auxiliar del juez ni tiene la facultad de intervenir en el proceso ni para emitir juicios de valor de lo que pasó en su interior .

La defensa atribuida a Londoño agrega que lo que lossabuesosi de la Super llaman enajenación fue simplemente el respeto a un contrato de prenda hecho con anticipación.

Si usted tiene paciencia de examinar los documentos que están registrados en Invercolsa, que espero no hayan sido desaparecidos o no hayan sido retocados, verá que antes de ser elegido en la Junta Directiva de Invercolsa y en el mismo momento en que se registraron las acciones a mi nombre, se registró un contrato de prenda a favor del Banco del Pacífico (entidad que según Londoño le prestó la plata para la compra), en virtud del cual el acreedor recuperaba la plenitud de los derechos sobre esas acciones, por el solo hecho de que no fuera cubierto el crédito .

Más sanciones.

Es más, en la resolución, de 23 páginas, también se habla de una multa contra el representante legal de Invercolsa, José Antonio Franco Reyes, igual a la que se establece contra Londoño y también por haber registrado la cesión de las acciones sin la autorización correspondiente.

Incluso, es a él a quien se le ordena que tiene cinco días para reversar la cesión de las acciones que Londoño hizo a Afib, que acaba de obtener 4.100 millones de pesos en utilidades de Invercolsa.

También existen borradores de resolución en los que se estaría multando a Sandra Caro, revisora fiscal de Invercolsa, por el mismo caso. Y otro más en el que se advierte a Invercolsa que debe abstenerse de preparar y presentar estados financieros sin que previamente se reflejen las cuentas en libros de contabilidad.

EL TIEMPO intentó contactar a Franco Reyes, pero al cierre de esta edición no había respondido las llamadas de reporteros de este diario.

Desde el miércoles se le hizo saber al ministro la supuesta sanción en su contra, pero nuevamente dijo, a través de un vocero, que no quería pronunciarse al respecto.

Con todo, la Super tendrá que aclarar si la resolución que circula es un documento apócrifo, unaherenciai de la anterior administración lista para firmar o una decisión reversada.

No me voy a pronunciar.

Ayer, el superintendente de Sociedades, Rodolfo Danies, recibió a EL TIEMPO en su despacho y tras advertir que no se pronunciará sobre las supuestas resoluciones que circulan para no ser recusado, manifestó que está estudiando el caso desde enero pasado, cuando asumió el cargo, y que por ser un tema delicado, está revisando folio por folio para poder tomar una decisión técnica y jurídicamente acertada.

Después de la entrevista con este diario, la Superintendencia expidió un comunicado en el que insiste que no ha expedido ningún acto administrativo y que una vez se produzca un pronunciamiento sobre el caso Invercolsa, cumpliremos con los procedimientos contemplados en la ley .

Por otro lado, voceros autorizados de esa entidad manifestaron que se intenta establecer la procedencia de los borradores de resolución, ratificaron la autenticidad de la información sobre la labor de la superintendente ad hoc, Mónica Murcia, y dijeron que aún no han pedido la intervención de ningún organismo de control para que establezca el origen de las supuestas resoluciones y la filtración de la información contenida en ellas.

u.investigativa@eltiempo.com.co.

Facsímil del borrador de resolución en el que estaba lista la sanción contra Fernando Londoño.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.