Secciones
Síguenos en:
PRIVATIZADO PRIVATIZANDO

PRIVATIZADO PRIVATIZANDO

La ONU rechazó otra vez legalizar la droga. Ciento veinticuatro países ratificaron la lucha multilateral de todos los Estados , alejando así la alternativa a que se han atrevido muy pocos gobiernos. Su viabilidad política condiciona las soluciones, por lo que muchas sensatas quedan en teorías utópicas. La bondad no es de esta civilización, lo que no invalida estudio o promoción de salidas a un daño tan grave, que legalizarlo es lo único que se ocurre, según dijo García Márquez, en esto también mal entendido.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de junio 2003 , 12:00 a. m.

La ONU rechazó otra vez legalizar la droga. Ciento veinticuatro países ratificaron la lucha multilateral de todos los Estados , alejando así la alternativa a que se han atrevido muy pocos gobiernos. Su viabilidad política condiciona las soluciones, por lo que muchas sensatas quedan en teorías utópicas. La bondad no es de esta civilización, lo que no invalida estudio o promoción de salidas a un daño tan grave, que legalizarlo es lo único que se ocurre, según dijo García Márquez, en esto también mal entendido.

Al poder mundial no le interesa contener la droga, cuyo peligro aumenta con la invasión de la sintética. A propuestas para proteger la juventud especialmente, buenas como la prevención, o un mal menor como la legalización, algo en todo caso, se opone la fuerza de un negocio tal que, se dice, la finanza mundial no soportaría una pérdida de precio. Lo mismo que se opone a enfrentar tragedias como la polución del combustible o la tala del bosque.

Tras la derrota ante la droga, está el fracaso del Estado, como en otros tráficos, sea de niños, armas o ahora órganos. Negocio es negocio; el tiempo es oro. Legalizar sanciona hasta cierto punto la rendición estatal y la delegación en el leseferismo mercantil, en oferta y demanda supuestamente bajo control estatal. El ejemplo aducido son tabaco y alcohol, que matan y traumatizan, pero que se resignó privatizar como mal menor, en nombre del individualismo sin responsabilidad social.

El fracaso de Estado, política, partidos, obedece a su privatización, que el liberalismo individualista pretende extremar privatizando funciones sociales como salud o educación, lo más importante convertido en empresa privada. Aunque cómo defender como agente social al Estado criollo privatizado, corrompido y politiquero? EL ISS es oportunidad de salud para muchos, pero en qué condición, con cuánta inmisericordia, a costa de cuánto saqueo. En esta Colombia es tan difícil defender la estatización, que a veces se dude de qué es menos dañino socialmente, si la rapacidad privada o la inmoralidad política.

No se sabe hoy en quién delegar la conducción social, si privatizar o estatizar en manos de Estados patrimonio de roscas y delfinazgos, su poder judicial y legislativo empresas que deberían someterse las primeras a la reingeniería recetada a otras empresas del Estado. Politiqueros y tecnócratas con los bolsillos llenos persiguen ventajas de los trabajadores burlando el principio de todos en la cama o todos en el suelo, también es cierto estafado por burocracias sindicales amangualadas con funcionarios corruptos en convenciones venales.

No es solo la droga; hay iniquidades que claman como la demográfica, la ecológica, la bélica, que ya no maneja el Estado sino el negocio. Pero el daño original es la privatización de la política, el Estado privatizado privatizando.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.