EL INSCREDIAL SE RESISTE A MORIR

EL INSCREDIAL SE RESISTE A MORIR

Hace tre años se ordenó la liquidación del Istituto de Crédito Territorial y en su remplazo se creó el Inurbe. pero una millonaria cartera difícil de cobrar y una gran cantidad de procesos judiciales, morosidad en impuestos y sucesiones han impedido que se haga el tránsito de una entidad a otra.

11 de abril 1994 , 12:00 a.m.

El marchitamiento del ICT, entidad que duró 52 años, tiene muchos inconvenientes adicionales: hay 63.000 escritutas pendientes de tramitar, se requiere definir la situación de más de mil empleados en distintos municipios del país y vender activos.

El ministerio de Desarrollo Económico y el Departamento Nacional de Planeación analizan distintas opciones para desempantanar la situación.

Tres años después de haberse ordenado su liquidación, el Instituto Colombiano Territorial (ICT) sigue campante.

Lo peor es que se ha convertido en un obstáculo para el plan de vivienda no sólo por los esfuerzos que debe hacer el Inurbe para recuperar cartera y legalizar escrituras, sino porque dejó urbanizaciones inconclusas y deficientes que ahora es necesario terminar.

El marchitamiento del ICT, entidad que perduró por 52 años, no ha sido posible por múltiples razones: se desconoce el monto total de activos, millonaria cartera morosa, lotes invadidos y falta de recursos para pagar las deudas pendientes con entidades financieras.

Aunque en 15 días se dará a conocer una evaluación exacta de activos, se anticipó que el antiguo ICT posee lotes que equivalen a 153 millones de metros cuadrados.

La enajenación no será fácil y demandará mucho tiempo, según el ministerio de Desarrollo, pues implica el desplazamiento de funcionarios a casi 1.000 municipios en donde se tienen lotes.

En materia de cartera, el último programa de refinanciación permitió recuperar 77.570 millones de pesos que fueron pagados por 89.065 deudores.

Sin embargo, aún quedan pendientes de recuperar otros 73.943 millones de pesos que deben 86.256 adjudicatarios de viviendas. Estas deudas están siendo analizadas en la actualidad para determinar el porcentaje que es recuperable y que extraoficialmente se ha calculado en un 60 por ciento.

La cartera total representa unos 157.451 millones de pesos. Pero aunque se recupere esta cartera, los recursos no alcanzarán para cubrir las deudas que mantiene el ICT con entidades financieras.

Las deudas suman 192.276 millones de pesos, de los cuales 71.525 millones corresponden a bancos; otros 54.879 millones a corporaciones; 48.058 millones están pendientes de pago con aseguradoras y el resto -cerca de 18.000 millones- con capitalizadoras y bonos de capitalización.

Para cubrir el monto restante, el gerente del Inurbe, Luis Fernando Ibarra, señaló que se procederá a vender los activos de la entidad.

Adicionalmente, tendrán que invertir una parte de sus recursos en terminar los programas que había iniciado el ICT hace diez años.

Entre estas obras están la terminación de la urbanización Manglares en Buenaventura; Regadero Norte en Bucaramanga, que además posee una falla geológica y deben reubicarla; en la urbanización Pioneros de Sincelejo deben terminar las vías y caños que no se hicieron; en la urbanización que tienen en Montería deben construir el alcantarillado; en Chimila, el programa de Santa Marta deben arreglar problemas de desagues porque se inunda constantemente yen Cartagena se tienen que construir muros de contención porque se represan las aguas.

Otro de los problemas que todavía está pendiente de solución es el de la escrituración. Actualmente se estima que unas 63.000 escrituras están pendientes de correr el tramite para dar la propiedad final a los adjudicatarios del ICT.

Pero no sólo la escrituración es una talanquera: también están pendientes los procesos judiciales por invasiones, morosidad en impuestos, y hasta dificultades por sucesiones.

Crédito Territorial, ICT.

El Inurbe, creado a finales de 1990 para manejar la vivienda de interés social, ha trabajado a media máquina en opinión de algunos funcionarios del Ministerio de Desarrollo, debido al esfuerzo que implica manejar una cartera de 160.000 millones de pesos y más de 180 mil deudores.

Estos son sólo algunos de los problemas que debe solucionar el Inurbe en las 25 regionales que funcionan en el país y que han puesto al gobierno a estudiar propuestas para agilizar el marchitamiento el ICT.

Entre las iniciativas que se estudian están la constitución de una fiducia para manejar los activos; la titularización inmobiliaria sobre la cartera pendiente de recuperación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.