Secciones
Síguenos en:
UNA MUJER LE PONE EL PECHO A LA GUERRA

UNA MUJER LE PONE EL PECHO A LA GUERRA

Aunque está en la mira de las autodefensas, que la han amenazado varias veces, la directora de la Organización Femenina Popular (OFP), Yolanda Becerra, no da su brazo a torcer.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Aunque está en la mira de las autodefensas, que la han amenazado varias veces, la directora de la Organización Femenina Popular (OFP), Yolanda Becerra, no da su brazo a torcer.

Por el contrario, hoy esta más convencida que nunca qué organizar a las mujeres para protestar contra la guerra es el método más efectivo para frenar la barbarie.

Desde que asumió la dirección de la OFP, hace 19 años, esta barrameja ha visto de frente la desesperanza y la pobreza que deja a su paso la violencia en el Magdalena Medio, y ha resistido como líder en un ambiente hostil gracias a un movimiento que se creó en los setenta y que actualmente reúne a dos mil mujeres de todo el país.

Con un premio de Naciones Unidas, que obtuvo el año pasado por su defensa de los derechos humanos, y gran credibilidad internacional gracias a su asistencia a seminarios en Austria, Suiza, España y Estados Unidos, Yolanda lucha porque los actores armados respeten a la sociedad civil, en especial a la mujer.

Solamente el año pasado, 10 mujeres del Magdalena Medio desaparecieron y 400 más fueron víctimas de maltrato en el hogar. Además, de los 117 muertos que hubo en el 2002, un 16 por ciento fueron del género femenino.

A sus 45 años, ella lidera una institución que se extiende por Puerto Wilches y Sabana de Torres (Santander); Cantagallo y San Pablo (sur de Bolívar), y Yondó (Antioquia), que brinda atención en servicios de salud, asesoría jurídica, comedores populares y proyectos de seguridad alimentaria para desplazados, entre otras actividades.

En cabeza de la organización, que ya cuenta con sede en Bogotá, Yolanda ha sabido de mujeres que, armadas con machetes, se enfrentan a los violentos y no les permiten entrar a sus casas, pero también de los castigos que imponen contra ellas los paras .

Incansable en su deber.

"No toleramos ni los abusos de la guerrilla, ni de los paras , porque ambos matan por igual. Creemos en las transformaciones sociales profundas y le apostamos a la paz", expresa esta mujer que en sus ratos libres colecciona búhos.

Regulo Madero, presidente de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos (Credhos), sostiene que Yolanda representa la herencia que dejaron líderes como María Cano y Manuela Beltrán. Ella les ha mostrado a las mujeres un camino de género para construir sociedad, un modelo donde juegan un papel definitivo y una opción de vida que defiende a capa y a espada .

Sus colegas la ven como una mujer de tesón que, gracias a su trabajo, ha logrado incluir en el lenguaje institucional la palabra las junto con la de los para hablar de la participación y de la vida. Germán Plata, activista de derechos humanos del Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, dice que es un símbolo de las mujeres de la región. "Es la voz del género feminista y, con sus mujeres, se han logrado dar importantes avances en la cultura y en la salida civilizada al conflicto".

Los planes de Yolanda incluyen seguir "incomodando" con lo que dice y hace: "Seguiré luchando para conseguir algún día que los actores armados ilegales nos dejen los sueños y acaben con el terror".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.