Secciones
Síguenos en:
UN CAMINO CON MUCHOS ESCOLLOS

UN CAMINO CON MUCHOS ESCOLLOS

El propio presidente de Estados Unidos, George w. Bush, lo dijo ayer en Aqaba (Jordania): Hoy logramos lo que se esperaba pero este es sólo el comienzo, el camino que deben recorrer de ahora en adelante no será fácil . Y, en efecto, poco después de que las partes -israelíes y palestinos- pactaran su compromiso de encaminar el plan de paz internacional, conocido como la Hoja de ruta , comenzaron los primeros tropiezos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de junio 2003 , 12:00 a. m.

El propio presidente de Estados Unidos, George w. Bush, lo dijo ayer en Aqaba (Jordania): Hoy logramos lo que se esperaba pero este es sólo el comienzo, el camino que deben recorrer de ahora en adelante no será fácil . Y, en efecto, poco después de que las partes -israelíes y palestinos- pactaran su compromiso de encaminar el plan de paz internacional, conocido como la Hoja de ruta , comenzaron los primeros tropiezos.

A la exhortación del primer ministro palestino, Mahmud Abas, de terminar la Intifada armada para transformarla en una lucha no violenta contra la ocupación israelí, los extremistas de Hamas respondieron anunciando que no entregarán las armas. Mientras, el portavoz de la Yihad Islámica le insistió a la AFP en el hecho de que la Intifada (levantamiento palestino) y la resistencia continuarán mientras dure la ocupación israelí.

El compromiso hecho por Abas con su contraparte israelí, Ariel Sharon, es un pulso con los movimientos radicales, que parecen proclives a dar una oportunidad al nuevo Primer Ministro, pero que se mantendrán al acecho para retomar la violencia si no se cumplen las expectativas creadas.

De otro lado, la derecha nacionalista israelí calificó la cumbre de Aqaba como una ceremonia humillante en la que Israel se rindió frente al terrorismo palestino luego de que Sharon se comprometió a desmantelar las colonias ilegales levantadas en los territorios autónomos. Además, ayer mismo comenzaron una jornada de protestas que se extenderán durante la semana.

Hasta ahora, Washington está satisfecho con lo conseguido pero es consciente de que el proceso será muy complicado, ya que deben negociarse asuntos que están en la esencia misma de los dos pueblos, que deben comenzar a barajarse en próximos encuentros y en los cuales aún persisten muchas diferencias: el regreso de los refugiados palestinos (cuatro millones según la ONU), la liberación de los presos y el estatuto de Jerusalén, son temas espinosos para ambas partes.

Eso, sin contar con que pueda haber atentados terroristas contra Israel, lo que podría poner en peligro la participación israelí, que ya fue muy difícil de conseguir.

El problema es que esto es Oriente Medio y los avances pueden descarrilar. A pesar de todo, es un buen comienzo", reconoció ayer el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

"El éxito (del plan) dependerá de la capacidad de transformar la retórica en práctica. Se ha dado el primer paso de la Hoja de ruta , y es importante para el clima de la futura cooperación", afirmó en Israel Ofir Pines, secretario general del Partido Laborista.

No cabe duda de que la cumbre de Aqaba ha ofrecido a palestinos e israelíes un nuevo futuro de esperanza, pero ha dejado claro de que esta sólo podrá sostenerse si ambas partes deciden abandonar la dialéctica de la violencia y aplicar los acuerdos firmados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.