Secciones
Síguenos en:
JUEZ ABSOLVIÓ A ALVARO LEYVA

JUEZ ABSOLVIÓ A ALVARO LEYVA

Un juez especializado de Cali decidió ayer que los 49 millones de pesos que entraron en la cuenta de Alvaro Leyva provenían de una fuente lícita y por esta razón absolvió de toda culpa al ex ministro conservador en el juicio que le seguía por presunto enriquecimiento ilícito.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Un juez especializado de Cali decidió ayer que los 49 millones de pesos que entraron en la cuenta de Alvaro Leyva provenían de una "fuente lícita" y por esta razón absolvió de toda culpa al ex ministro conservador en el juicio que le seguía por presunto enriquecimiento ilícito.

Con esa decisión, el juez Segundo Penal del Circuito Especializado de Descongestión, Jairo Hugo Buriticá, puso punto final a un proceso judicial de más de ocho años que llevó a quien como él, era una de persona cercana al entonces presidente Andrés Pastrana, a pedir asilo político en Costa Rica.

A Leyva se le acusaba del ingreso a sus cuentas de un cheque por 49 millones de pesos de José William Romero, un presunto enlace con Jairo Aparicio Lenis, quien era investigado por nexos con los carteles de la droga. La Fiscalía dictó resolución de acusación contra Leyva el 2 de julio de 1999.

El juez Buriticá analizó los argumentos -tanto de la Fiscalía que había solicitado la absolución de Leyva, como de la Procuraduría, que pedía la condena- y dijo que se comprobó que dicha suma de dinero tenía una fuente lícita y que correspondía a la garantía que por importación de repuestos y mantenimiento se hizo de 30 volquetas .

En un comienzo, el proceso decía que el cheque había salido de una cuenta del narcotráfico abierta en la sucursal del Banco Ganadero, en la avenida Las Américas, en Cali, y en la que se movieron unos 1.000 millones de pesos.

La defensa de Leyva insistió en que lo recibió como pago por el arrendamiento de unas volquetas a una empresa minera de la que era socio Aparicio Lenis.

Durante el proceso se realizaron dos audiencias públicas. La primera el año pasado en Bogotá, donde el caso estuvo durante tres años.

En esa audiencia el procurador ante el Tribunal Superior, Camilo Montoya, aseguró que Leyva sabía de la procedencia de los dineros del préstamo, pues en esa época el proceso 8.000 -sobre narcotráfico- estaba a flote.

Montoya también cuestionó a la Fiscalía por sus actuaciones en un proceso de segunda instancia que precluyó una investigación contra Leyva por fraude procesal.

Críticas a procurador.

El año pasado la sala penal de la Corte Suprema trasladó el proceso a Cali. En la sentencia de ayer, Buriticá dice que Montoya alegó hechos contrarios a la realidad procesal, porfiando en hacer citas totalmente descontextualizadas, colocando, incluso, en boca de la Fiscalía Delegada ante la Corte, oraciones que no correspondían a quien profirió la resolución atacada, sino que, por el contrario, obedecían a un estilo de redacción de la providencia en que, primero se citaban las alegaciones de la Procuraduría, para en renglón seguido contra argumentar lo que corresponde a un método dialéctico de raciocinio que viene desde los tiempos de Platón y Aristóteles .

Anota que las explicaciones de Montoya parecieran estar basadas en el reconocimiento de una especie de intuición (...) en su intento de desvirtuar las retractaciones de Aparicio Lenis y dejar como ciertas únicamente las declaraciones que involucraban la supuesta responsabilidad del acusado .

FOTO.

Alvaro Leyva fue absuelto por un juez de Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.