LA FUERZA DE LA COSTUMBRE

LA FUERZA DE LA COSTUMBRE

En estos tiempos tan trágicos que vive Colombia no sabemos en qué momento nos toque el turno de entregar el alma a Dios. Por eso vivimos en un estado de zozobra que nos amarga la vida y sin hacer planes para el futuro ni cercano ni lejano, dejamos transcurrir el tiempo al abrir los ojos por la mañana solo pensamos en lo que va a suceder hoy. Jamás volvimos a sonreír cuando amanece, porque no sabemos si anocheceremos.

18 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

En estos tiempos tan trágicos que vive Colombia no sabemos en qué momento nos toque el turno de entregar el alma a Dios. Por eso vivimos en un estado de zozobra que nos amarga la vida y sin hacer planes para el futuro ni cercano ni lejano, dejamos transcurrir el tiempo al abrir los ojos por la mañana solo pensamos en lo que va a suceder hoy. Jamás volvimos a sonreír cuando amanece, porque no sabemos si anocheceremos.

Con todos los tristes acontecimientos que están pasando, vivimos desconcertados y perplejos analizando la tragedia de hoy, peor que la de ayer y es entonces cuando nos preguntamos: Para dónde vamos? Desde que tenemos uso de razón hemos sabido que todo lo bueno o malo que hagamos nos será premiado o cobrado, según el caso. Yo me niego a creer que estén pagando algo los familiares de los muertos y heridos del Club El Nogal el 7 de febrero, los familiares de la avioneta accidentada en el Tolima, lo mismo que los sobrevivientes de las masacres y atentados que suceden todos los días.

Los noticieros son insoportables, pero puede más en uno la curiosidad de saber si las cosas han mejorado o no, y es cuando nos pegamos al radio o al televisor para saber cómo va todo y ahí nos enteramos de lo terrible que es la vida para los colombianos. Y nos convertimos en testigos mudos e impotentes del diario acontecer que ensombrece la existencia.

Al oír las noticias por radio, alguien les avisaba a los oyentes que no se preocuparan, que a pesar del demencial atentado ocurrido en Bogotá, las corridas de toros y los conciertos de Miguel Bosé y Shaquira, no serán aplazados. Hasta dónde ha legado la fuerza de la costumbre con las tragedias, que nos tranquilizamos con la noticia de que un anunciado espectáculo no se va a suspender?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.