Secciones
Síguenos en:
LIBRE JOSÉ JÁDER ALVAREZ

LIBRE JOSÉ JÁDER ALVAREZ

El juicio sobre uno de los episodios más dramáticos del país, en el que se enfrentaban el padre de 3 niños secuestrados y cruelmente asesinados en 1982 y los familiares de 11 universitarios que desde entonces desaparecieron, concluyó ayer.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de mayo 2003 , 12:00 a. m.

El juicio sobre uno de los episodios más dramáticos del país, en el que se enfrentaban el padre de 3 niños secuestrados y cruelmente asesinados en 1982 y los familiares de 11 universitarios que desde entonces desaparecieron, concluyó ayer.

Tras 22 meses de audiencias públicas, el juez sexto especializado de Bogotá, Elkin Alfaro Arbeláez Peláez, absolvió a José Jáder Alvarez -el papá de los niños- porque no encontró pruebas que lo vincularan con la desaparición de las 11 personas.

No se presentó ninguna prueba o indicio que vinculara al señor Alvarez como determinador, instigador o autor del secuestro que se le imputaba , explicó su abogado Mario Forero.

La decisión del juez, además, podría ser interpretada también como un duro golpe para la Asociación de Familiares de Desaparecidos -Asfades-, pues esta organización se creó precisamente a partir del caso de estos 11 universitarios de los que no se volvió a saber nunca nada.

El juez estableció que no hay certeza -dijo el abogado defensor a EL TIEMPO-. El señor Alvarez estaba acusado porque los desaparecidos habían participado en la muerte de sus hijos. Pero la justicia también investigó que esas personas habrían participado en otros secuestros, como los de Gloria Lara de Echeverry en 1983; en el asesinato del ministro Pardo Buelvas, por esa misma época; en el secuestro de la señora Gloria Sopó, que fue rescatada y el secuestro del consejero de Estado Jaime Betancur Cuartas , aclaró.

Ellos fueron miembros del M-19 y fueron expulsados de ese movimiento guerrillero porque dentro de sus principios revolucionarios no estaba permitido el secuestro y mucho menos el secuestro de menores. Por eso le hicieron un juicio popular revolucionario y los condenaron , dijo Forero.

Alvarez, de 57 años, está recluido en La Picota y recobrará su libertad en las próximas horas.

El caso.

La historia comenzó el jueves 6 de octubre de 1981, cuando un falso agente de tránsito y tres civiles que dijeron ser del F-2 secuestraron a Zuleika, Yidid y Xouix, de 7, 6 y 5 años, hijos de José Jáder Alvarez, en el norte de Bogotá cuando se dirigían a sus colegios.

Todo parecía indicar que los asaltantes iban tras la fortuna de Alvarez, quien para entonces con 35 años figuraba como heredero de un rico hacendado de Caquetá.

La DEA al parecer no pensaba lo mismo pues pocos años después presentó a Alvarez como el premio mayor de la primera operación contra el narcotráfico en Colombia.

De cualquier manera, no logró evitar que el 18 de septiembre de 1982, 11 meses y medio después del secuestro, aparecieran enterrados, entre costales y en un paraje selvático entre Gachalá y Medina (Cundinamarca), los cadáveres de los tres niños. Cada uno tenía un único impacto de bala en la cabeza.

En agosto de 1983, el juzgado décimo superior de Bogotá, llamó a juicio por el secuestro y homicidio de los tres niños, a ocho estudiantes de la Universidad Nacional, uno de la Distrital y un mecánico, que conformaban el grupo de desaparecidos del juicio contra Alvarez.

Al cabo de los años los familiares de ese puñado de universitarios desaparecidos en Bogotá, entre el 4 de marzo y el 13 de septiembre del 82, decidieron dar una batalla jurídica contra Alvarez y algunos miembros de la policía de la época.

Según ellos, a sus familiares los desaparecieron en retaliación por el secuestro de los niños.

El drama para José Jáder Alvarez no terminó con el secuestro y muerte de sus niños. Otro de sus hijos de 17 años se suicidó y fue, además, el primer extraditado a E.U. el 7 de mayo de 1985. El 9 de mayo de 1986 un juez federal lo condenó a 45 años de prisión. Sin embargo, 13 años después, la Corte le dio la libertad y lo deportó a Colombia. Llego a Bogotá en 1999, y en enero del 2000 la Fiscalía lo capturó para que respondiera por la desaparición de los estudiantes.

EL ABOGADO.

Mario Forero, de 45 años, abogado de la universidad Católica, ha logrado en los últimos meses la absolución de otros acusados en procesos que han llamando la atención pública por su trascendencia.

Estos son algunos de ellos.

El más reciente tiene que ver con la absolución de cuatro miembros retirados del Ejército acusados de participar en el magnicidio del líder conservador Alvaro Gómez Hurtado: quedaron libres después de seis años de cárcel.

En el juicio por el asesinato del defensor de derechos humanos Eduardo Umaña, Forero obtuvo la absolución de una abogada y de otras cuatro personas acusadas de ser los autores materiales del crimen.

Por el asesinato de los investigadores del Cinep Mario Calderón y Elsa Alvarado, logró que el juez declara inocente a Pablo Vanderley, acusado de ser uno de los autores materiales.

Actualmente defiende varios de los investigados por la masacre de Mapiripán (Meta), ocurrida en 1998.

La justicia aún no ha tomado una decisión en este caso.

FOTO/Archivo EL TIEMPO.

Mercedes Ruiz, familiar de uno de los universitarios que desaparecieron, lideró la demanda contra Alvarez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.