Caída de los mercados ya deja varios golpeados

Caída de los mercados ya deja varios golpeados

Ahorro de pensiones cae en $ 3,1 billones; Gobierno ve encarecer su deuda. Bancos y petroleras ganan menos. Bajan el oro y el café.

24 de junio 2013 , 10:47 p.m.

La turbulencia financiera que sufre la economía global, y que ayer significó una dura caída de las bolsas en el mundo –entre ellas la colombiana, que retrocedió 1,81 por ciento hasta su nivel más bajo de los últimos 20 meses–, la están sintiendo también empresas y trabajadores, cuyo ahorro pensional pierde 3,1 billones de pesos en los últimos dos meses, según cálculos de la Asociación Bancaria.

La de ayer ha sido una de las jornadas más difíciles experimentadas por los mercados, en la medida en que el dólar viene fortaleciéndose en todo el mundo desde marzo pasado, luego de las primeras señales de la Reserva Federal (banco central de Estados Unidos) de hacer un giro en su política monetaria.

Los inversionistas iniciaron su proceso de sacar recursos de economías como la colombiana vendiendo activos para conseguir dólares y así preparar su retorno a mercados más rentables.

Esto ocasionó una caída generalizada en las acciones, como las colombianas, que retrocedieron ayer 1,81 por ciento, lo cual las deja con una pérdida acumulada de 14,7 por ciento en lo corrido del 2013.

Esta plaza bursátil se situó como la tercera más golpeada en medio en la actual coyuntura mundial, por debajo de la de Lima, que cayó 2,43 por ciento, y la de São Paulo, 2,23 por ciento.

Las mayores pérdidas se sintieron en las acciones de las petroleras, como Canacol, que cayó 6,98 por ciento; Pacific Rubiales, 3,72, y Ecopetrol 3,14, pese a que el precio del petróleo WTI subió 1,6 por ciento.

También los títulos del Éxito, la ETB y preferencial Davivienda retrocedieron 4,96, 4,43 y 3,58 por ciento, respectivamente.

Pero no es el único mercado que sufre. Los papeles con los que el Gobierno financia parte de su gasto, los TES, también han perdido valor.

Ayer la tasa de los TES con vencimiento en el 2024, el principal referente de este mercado, subió a 7,29 por ciento, para luego cerrar sobre el mismo nivel de la jornada anterior, 6,95, lo que evidencia la alta volatilidad de este mercado.

Sin embargo, en los dos últimos meses (mayo-junio) las tasas de esos activos han ganado 202 puntos básicos, lo que les ocasiona pérdidas a los inversionistas institucionales, sus mayores tenedores.

La pérdidas para el sector financiero se calculan hoy en cerca de 11 billones de pesos, de las cuales 3,1 billones son de los fondos de pensiones; 2,4 billones, de los bancos, y más de 2,7 billones, de la fiducia pública y otras entidades del Estado, según la Asobancaria.

Para el gremio, la volatilidad de la deuda pública puede dificultar la aceleración de la actividad económica prevista para el segundo semestre: “Las mayores tasas de interés de la deuda pública en el mercado secundario encarecen la financiación del Gobierno en el primario.

También pueden obstaculizar el flujo deseado de crédito para vivienda y encarecerlo, para entorpecer la buena marcha de los programas gubernamentales en este sector, y disminuir su efecto multiplicador sobre la actividad y el empleo”, señala.

Daniel Lozano, de la comisionista Serfinco, sostiene que la actual situación no representa una crisis, sino un proceso de ajuste del mercado frente a unas futuras condiciones de la política monetaria en Estados Unidos, ante lo cual los inversionistas deben mantener la compostura en medio de la volatilidad, con una perspectiva de largo plazo.

EXTRACTOS EMPIEZAN A REFLEJAR PÉRDIDAS

Los extractos que comienzan a recibir los afiliados a los fondos privados de pensiones por estos días dejarán a más de uno preocupado, porque en estos ya se empiezan a reflejar las perdidas derivadas de la desvalorización de las inversiones en deuda pública.

Cálculos preliminares indican que estas se acercan a los 3,1 billones de pesos en los dos últimos meses, pero podrían ser más altas en la medida en que se mantenga la actual volatilidad en el mercado, lo cual golpea las inversiones de la mayoría de agentes del mercado (bancos, fiduciarias, aseguradoras y entidades del Estado).

Aunque no se sabe a ciencia cierta a cuánto ascenderá esa desvalorización de las inversiones de los fondos, lo indiscutible es que esas compras del pasado hoy valen menos; pero, en opinión de los analistas, es algo que no será permanente: “Se han presentado en el pasado y se seguirán presentando en el futuro”, advierte el gremio de las AFP, Asofondos.

En los últimos cuatro años (hasta marzo del 2013) los fondos de pensiones obligatorias rentaron, en promedio, 14,5 por ciento, señala la Superintendencia Financiera.

En los fondos, conservador y de retiro programado, dichos rendimientos fueron de 12 y 11,9 por ciento para los últimos 19 meses.

Aunque las cuentas de corto plazo en los fondos de pensiones comienzan a reflejar números rojos, los analistas dicen que esto no debe alarmar, en la medida que este ahorro se debe mirar más en el largo plazo.

Los recursos de los afiliados que están cercanos a la edad de pensión están en el fondo conservador, el cual maneja unos 8 billones de pesos.

EE. UU., la fuente del malestar

Mauricio Galindo

Editor de EL TIEMPO

Una vez más, la suerte en el corto plazo de los ahorros para la pensión de los trabajadores es afectada por lo que ocurre en Washington y Nueva York, al igual que las ganancias de petroleras que operan en el país, las de los bancos y las finanzas del Estado.

¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro? Desde hace diez años, Estados Unidos, a través de su banco central, viene aumentando la cantidad de dólares disponible para su economía y para el mundo entero. Pero desde el 2008 el ritmo al que ‘aparecen’ dólares aumentó como una forma en que el banco central estadounidense quería estimular a una economía en crisis.

Cinco años después, la Reserva Federal (FED, el banco central) viene anunciando desde hace unos meses que ese estímulo se acabará. Creen que ya no es necesario, pues la recuperación parece haber llegado para quedarse. Más que el anuncio mismo, lo importante es que quienes mueven el dinero lo creyeron y actúan en consecuencia. Quieren llevar sus recursos a Estados Unidos y, por lo tanto, llevan varios meses saliendo de sus acciones en mercados emergentes (como el de Colombia); vendiendo los títulos de deuda (como los bonos del gobierno colombiano) y saliendo de sus posiciones en materias primas (como las que vende Colombia: petróleo, oro o café).

Resultado, el dólar, más apetecido en todo el mundo, se encarece (en Colombia va en 1.943 pesos); las acciones caen (en el país han perdido 14,73 por ciento este año), al igual que los bonos de deuda, como los TES en Colombia, y las materias primas no solo dejan de encarecerse sino que caen como el oro y el café (exportaciones nacionales).

Como buena parte de los ahorros de pensiones se invierte en TES y en acciones, y ambas han caído, este ahorro es uno de los golpeados, junto con los recursos de bancos o aseguradoras, que también ven afectadas sus ganancias. Asimismo, para el Gobierno puede ser más caro conseguir dinero prestado, y el círculo se cierra con la posibilidad de que se afecte la misma recuperación del crecimiento económico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.